El santoral de Vampire Diaries

Pinchad en las imágenes para verlas ampliadas.

Hay ciertas series que tiran la casa por la ventana al hacer sus fotos de inicio de temporada y la verdad es que yo lo agradezco, porque esa costumbre de la ABC de hacer fotos de gente apoyada en la pared ya están muy demodé. Claro que después hay casos como el de la CW con The Vampire Diaries, que han dejado volar su imaginación (no sé si vía opiácea o no), y, entre otras cosas, les ha dado por santificar a la comunidad de Mystic Falls.

Empecemos con la foto de grupo. Una locura de cardados que me llevan todas, que me recuerda a una sesión de fotos de la segunda temporada de Gossip Girl, donde parecían todos salidos de Dinastía. Aunque no se puede negar que se han inspirado TOTALMENTE, en la foto promocional de la HBO para la última temporada de True Blood.

Ay, Elena, que ahora es vampira, la niña. Una vampira beata, por lo visto. Aquí, para empezar no parece ni ella, pero vaya, gajes de la beatificación, supongo. Debajo de ella pone “Tenetur per sanguinem”, algo así como “Atada por la sangre”. Quizá hable de sangre de la que se tiene que alimentar ahora o quizá la sangre que comparten los hermanos Salvatore y que tanto le llama a la Gilbert.

Stefan, que aquí aparece en plan San Pedro con sus llaves nos dice: “A venit honos salutem”. Algo así como “Del honor vendrá la salvación”. Y es que ahora que el hermano bueno ya ha dejado sus épocas de destripador atrás, sólo quiere hacer el bien, aunque le cueste un precio muy alto. Como que su novia se encame con su hermano, sin ir más lejos.

Damon, por su parte reza “Sanguinis est reatus”, o sea que “La sangre es culpabilidad”. ¿Se ha sentido alguna vez culpable, Damon? Quizá de lo que decíamos arriba de levantarle a la novia a su hermano y tal. ¿Se está lavando las manos en plan Poncio Pilatos?

Klaus es el típico malvado de una temporada que acaba teniendo carisma que muchos personajes de la serie y se acaba quedando como regular. Sólo ver la mirada de Joseph Morgan, sabréis a lo que me refiero. Su estampita dice “Sanguis potestas est”, o sea que “La sangre es poder”. En su caso la interpretación es más obvia ya que Klaus es un vampiro original, es el híbrido original también, y además siempre está con el temita de la sangre de la doppelganger para crear más híbridos. ¿La coña de la serpiente que lleva en la mano será por el rollo de la tentación y tal?

Tyler, el híbrido segundón, dice “Amor habet me”, o sea que “El amor me posee”. Y es que Tyler lleva temporadas en el que su tema central es el amor que siente por Caroline y el trío en el que está metido ahora, no sólo con Klaus como nuevo pretendiente de la rubia, sino también con la loba Hayley (la siempre calenturienta Phoebe Tonkin). Pero lo más importante de todo es: ¿Qué cojones de bicho me lleva Tyler colgado en el hombro?

Los hermanos Mikaelson también se han hecho un lugar en Mystic Falls, pero a pesar de ser los vampiros originales tienen problemitas como el común de los mortales. Ahí tenemos el “Osculum proditione mortiferum est” de Rebekah, que vendría a ser “El beso de la traición es mortal”. Y es que a esta pobre mujer se las meten dobladas cada dos por tres, el primero su hermano, que le clava la estaca al menos una vez por temporada.

Y después tenemos a Elijah que nos dice que “Sanguis est in aeternum”, “La sangre es para siempre”, y es que este es otro un poco desgraciadete, ya que a pesar de que su familia le haga las mil perrerías, es incapaz de enfrentarse a ellos. Es de esos que cree que la sangre que te corre por las venas está por encima de la realidad.

“Sanguis est fatum” dice Jeremy. “La sangre es destino”, porque resulta que ahora lleva sangre de cazavampiros y nos enseña la marca en la mano que lo demuestra, aunque el escorzo que me lleva con las flechas en la mano, no tiene nombre.

Y al pobre Matt, que es el pringado del pueblo y a día de hoy el único humano que no tiene ningún poder ni rareza alguna, le han dado la frase “Vulnera sapientia”, algo así como que “Las heridas del conocimiento”. Debe ser porque sin ser nada especial, en el fondo lo sabe todo de todo el mundo. Digo yo que será eso. Aquí la gracia es que como no tenían nada que darle para hacer, le pusieron a alimentar a Elena en los inicios de su vampirismo y de ahí que le hayan pintado como un Pantocrator con marcas de mordida en la muñeca.

Y después está Bonnie, que es un poco el comodín de la serie, que igual te resucita un muerto, como que te hace un anillo. Santa Bonnie dice lo siguiente: “Libera nos a malo”, “Líbranos del mal”, ya que ella es la fixer de Mystic Falls y, en principio, ella busca siempre hacer el bien, aunque ese cetro pseudo-diabólico que me lleva en la foto, me perturba. Claro, que con el tema de que las brujas muertas le han dado la espalda, ahora mismo está un poco jodida.

Nuestra querida Caroline dice “Amor est immolare”, “El amor es sacrificio”, porque la pobre no gana para sustos con Tyler. Ese reencuentro de las chicas de H20 no le ha hecho ningún bien. Pero vaya, algo me dice que acabará froliqueando con Klaus, que para algo es un hombre del renacimiento. Es más, diría que Klaus Mikaelson podría ser Rambaldi. Ahí lo dejo.

De bonus os dejo esta imagen cutrepeichosa que asumo que ha hecho el becario de la CW. En ella se ven la faltas de asistencia al instituto  de los adolescentes de Mystic Falls. ¿Siguen yendo al instituto? En fin, es genial ver los motivos de cada uno para faltar a clase, con los justificantes de la Sheriff Forbes y la nota de la bruja original de por qué no ha ido Rebekah al insti. Mágico.

  • Alejandra Avila

    Amo The Vampire Diaries Y the Originals

Scroll To Top