Fairly Legal, segundo intento

Hay series que quiero que me gusten, así sin más, solamente leyendo la sinopsis, viendo un trailer y/o sabiendo quién participa. Y entonces me aferro a ellas y veo con buenos ojos sus errores esperando que en algún momento mejoren. Así llegué al final de Stargate Universe, asi conseguí no sacarme los ojos después del piloto de Hart of Dixie, y así también me he plantado en la segunda temporada de Fairly Legal, esperando que esa serie con Sarah Shahi  y Michael Trucco que prometía divertimiento parejil made in USA Network dejase de ser un lío descafeinado.

Ostras, algo están haciendo mejor este año, por lo menos bastantes cosas han cambiado, comenzando por el showrunner (adiós Michael Sardo, hola Peter Ocko) y los tres avances que han conseguido que llegue el sábado y hasta me apetezca ponerme a ver las aventurillas de Kate.

Para empezar, se han olvidado todo ese rollo mago de Oz que se llevaba Kate con las personas que la rodeaban. Nunca supe qué pretendían con eso, aparte de reforzar el carácter ligero, despreocupado y excesivamente infantil de Kate, pero me alegra que se lo hayan ventilado. Perfecto. A partir de ahí, algo más de trabajo en la personalidad de Kate tampoco iría mal, que sí, que está medio locuela rollo simpático, pero no es suficiente. Por cierto, el hermano también era perfectamente prescindible. Gracias.

Luego está Michael Trucco y lo incapaces que fueron durante la primera temporada de que pillásemos qué tipo de relación tenía con Sarah. ¿Eso qué narices era? Estaban separados, vale, y se continuaban amando, vale, pero todo el asunto carecía de tensión sexual o el más mínimo interés. Sí, Michael Trucco es un sosainas de cuidado (@AgenteUrbit plantea el problema en dos frases) y el guión también influyó en que no funcionase ni de coña la tensión sexual. Solución: introducir a Ryan Johnson (Ben) para que haga de contrapunto de Kate (rollo opuestos que se atraen) y aderece un poco el asunto. Vale, no es perfecto, pero sí algo más divertido.

Finalmente, me congratula que se estén currando más la relación entre Kate y su madrastra Lauren. Está bien que Kate sea algo más que una niña pija y Lauren sea mucho más que una viuda helada. Los momentos que han tenido juntas esta temporada han beneficiado a ambas, y también los que ha tenido Lauren/Virginia Williams solita. Me da rabia que todo esto no lo hubieran encaminado antes, que Kate y Lauren podrían haber sido perfectamente la pareja de la serie, tipo Suits, ¿no creéis?

Scroll To Top