Los finales de Grey

Cuenta la leyenda que a nuestra amiga Shonda Rhimes se le va la pinza… y la mano, de paso. Dicen que al llegar los sweeps, las midseason y las season finale le brillan los ojos con la emoción de hacer sufrir al personal de la forma más visceral y cruel que se le ocurra. Al personal, quede claro, es decir: a nosotros y a los pobres desgraciados que se pasean por el Seattle Grace, que generalmente se verán afectados por mal de amores (abandonos, infidelidades y demás) o mal de cuerpo (accidentes, tumores y, eventualmente, muertes) o todo junto y a la vez. Lo dicho, muy visceral.

El caso es que se nos viene encima la octava season finale de Grey’s Anatomy y la cosa pinta chunga, chunga tal que así:

.

Pero esperad, ¿cómo narices hemos llegado a esto? Ahí que voy con un repaso a todas las season finale de Grey’s Anatomy:


PRIMERA TEMPORADA

Who’s Zooming Who?, escrito por Gabrielle Stanton y Harry Werksman, Jr. y emitido en mayo de 2005. Era la primera season finale de Grey’s Anatomy solamente nueve capítulos después de que se estrenase la serie (midseason de la temporada 2004-2005).

Todo muy ligero: un brote masivo de sífilis obliga al chief Webber a reunir a todo el hospital y sermonearles en referencia al uso de condones cuando se lían con sus compañeros de trabajo, cosa que, en nueve capítulos ya hemos visto que es la orden del día en el Seattle Grace: Meredith se está trajinando a Derek, Cristina se ha liado en secreto con Burke, y George está con la enfermera esa guarrilla, que por cierto le ha pegado una sífilis que a su vez le contagió Alex. Muy light, ¿no? Pues sí, aunque recordaréis la fantástica aparición de Addison al final del capítulo y ese and you must be the woman who’s been screwing my husband. Así nos dejaron esa primera temporada:

.

SEGUNDA TEMPORADA

En la season finale de la segunda temporada las cosas se ponen mucho más serias. Losing My Religion, escrito por la mismísima Shonda y emitido en mayo de 2006. Ojito que vienen curvas (y ya os podéis ir ambientando rollo Chasing Cars): Burke, que ya es muy pareja con Cristina, está recién operado del disparo en el hombro pero tiene un temblorcillo en la mano y Cristina las está pasando putas. George y Callie también están súper emparejados con las cosas poniéndose muy serias entre ellos. Derek está con Addison y Meredith con el vererinario Chris O’Donnell, aunque ambos siguen teniendo sueños húmedos cuando piensan en Merder.

Como Shonda en el fondo sabe que el hospital es como un puñetero instituto, se inventa que la sobrina del chief Webber está ingresada con cáncer y que le organizan una fiesta de promoción en el mismísimo vestíbulo (tela). Así, mientras Derek y Meredith retozan en secreto en una de las habitaciones, en algún otro lugar del hospital Denny muere solo y en silencio, horas después de haber pedido a Izzie que se casase con él y segundos antes de que ésta apareciera sonriente y vestida de princesa.

Respirad un poco, que ahí va el vídeo:

.

TERCERA TEMPORADA

En la tercera temporada se rebaja el drama, más o menos. No muere nadie pero se llora mucho. Didn’t We Almost Have It All?, escrito por Tony Phelan y Joan Rater se emite en mayo de 2007. Adele tiene un aborto. Izzie ya se ha enamorado de Geroge (¿en serio?) que sin embargo está pensando en tener hijos con Callie. Alex se despide de su Jane Doe / Ava / Rebeca. Addison también se despide, pero del hospital, que ya va camino de su spin-off, y Meredith y Derek siguen con su cansino tira y afloja. Todos nuestros chicos menos George han aprobado sus exámenes del tercer año y Burke deja a Cristina plantada en el altar, que es lo que te obligan a hacer en los estados juntitos cuando te dedicas a llamar mariquita a tus compañeros de trabajo. Cristina llora un montón.

Al final del capítulo un grupo nuevo de aspirantes a médico aparece en el Seattle Grace. Entre ellos, la pequeña Lexie Grey.

.

CUARTA TEMPORADA

El final de la cuarta fue un verdadero peñazo: Freedom, escrito por Shonda, se emitió en mayo de 2008. Alex, que lo ha pasado fatal con el regreso de Ava/Rebeca, acaba el capítulo enrollándose con Izzie. Meredith y Derek parece que por fin también se lían en serio (pesados), y Callie se está pensando si es lesbiana y si quiere meterle mano a Hahn. Webber vuelve a casa con Adele y a George le dejan volver a presentarse al examen que suspendió la temporada anterior. El tío está tan contento que besa a Lexie, que lo flipa bastante (¿en serio?)

.

QUINTA TEMPORADA

En la finale de la quinta temporada los acontecimientos adquieren una crueldad que roza lo macabro de la mano de Now or Never, escrito por Debora Cahn. Vamos primero con los que están bien: Meredith y Derek, que se casan con un post-it, Owen y Cristina, que se dicen que se quieren, y Callie y Arizona, que ahí que van enfadándose y reconciliándose. Los que no andan demasiado bien: Bailey, que se va a separar de su marido (ahora no lo sabes, Bailey, pero eso es bien), y Mark y Lexie que han heredado el estira y afloja de Meredith y Derek.

Por último, los que están fatal: Izzie, que lleva capítulos luchando contra con sus tumores y sus visiones, acaba de despertarse de su última operación y parece que ya no tiene tumor, ni tampoco memoria a largo plazo, y George, que ha decidido alistarse en el ejército, pero antes también ha pensado que estaría bien ser arrollado por un autobús que le desfigure toda la cara. Así, mientras el pobre agoniza sin que nadie en el hospital sepa quién es, sus compañeros se dedican a hablar de él y de la conveniencia o no de que se aliste en el ejército. Más que demasiado. Más que tremendo. Al final, a Izzie le da un yuyu y acaban el capítulo con George y ella cruzándose en el limbo. Estupendo.

No me dejan incrustar el vídeo. Clic en la imagen para verlo, ¿okis?

 

SEXTA TEMPORADA

Para el final de la sexta Shonda decide ponerse al frente del tinglado y liarla parda. Hemos estado muy dispersos toda la temporada con las idas y venidas de Izzie, Meredith y Derek así como aburridetes, Mark con su descendencia, Owen distraído con Altman, Callie y Arizona enfadándose por tener o no churumbles y bla, bla, bla. Necesitaba algo chungo y algo chungo escribió: Death and All His Friends, emitido en mayo de 2010, donde un señor claramente trastornado se dedica a pegar tiros a diestro y siniestro dentro del hospital.

El tío se carga a dos de los nuevos, uno de los cuales muere en brazos de Bailey. Hiere a Alex, que muestra no haber superado lo de Izzie a pesar de los “cuidados” de Lexie, y lo peor: casi se carga a Derek. Pero aún no ha acabado Shonda, que decide que mientras Cristina intenta salvar la vida a Derek, el señor loco entre en quirófano y dispare a Owen, para acabar con Derek casi muerto, Owen con un disparo y Meredith teniendo un aborto mientras opera a Owen. A estas alturas ya se nos ha olvidado que George murió hace un año, ¿verdad?

 

SÉPTIMA TEMPORADA

En la finale de la séptima volvemos a calmarnos un poco, que al fin y al cabo el momento dramático de la temporada se lo llevó el capítulo musical algunas semanas antes. Para la finale nos trajeron Unaccompanied Minor, dirigido por Debora Cahn, y más sentimentaloide que otra cosa: acaba de salir a la luz que Meredith ha hecho trampas con la investigación de Derek y éste comienza a comportarse como un gilipollas largándose de casa justo cuando les conceden la custodia de Zola. El embarazo de Christina y su firme deseo de no tener el niño provoca que Owen también acabe durmiendo solo, y Lexie y Mark se quieren pero Lexie se queda con Avery (estos ya cansan más que Merder en su momento). Afortunadamente, parece que Baley va bien servida con su anestesista, y Altman por fin se da cuenta de que está enamoradísima de su marido enfermo Scott Foley. Y todo lo aderezan con un avión estrellado, un único superviviente y un montón de familiares desolados. Vale.

.

OCTAVA…

Pues será que lo del avión les supo a poco, que en unos días volvemos a tenerla con los macro-accidentes. Y mira que este año también hemos tenido un final de midseason un tanto cargado de dramatismo.

.

Ya dicen en la promo que alguien morirá, y a juzgar por los contratos ya firmados las posibilidades no son muchas. ¿Estáis preparados? Eso lo veremos a partir del jueves.

Scroll To Top