La ducha de Dallas

La semana pasada pusimos esta imagen en nuestra página de Facebook y creo que en todo el mundo produjo la misma sensación de turbación y asombro. Pero es que este poster promocional de la nueva Dallas de TNT está mal a tantos niveles que no puedo sacármela de la cabeza y he decidido analizarla a fondo para compartir mis obsesiones con vosotros.

Linda Gray conservada muy probablemente, en vodka aparece como la Sue Ellen pendón que todos amamos y recordamos. Aunque no le ha aplicado tanto PhotoShop como a Larry Hagman que, por muy JR que sea, este hombre tiene 81 años, así que esa imagen de su pecho lobo bien rasurado no podía ser más pesadillesca. Bobby, es de lo más decente de la vieja hornada, pues su plan “lobo plateado” todavía se aguanta y, además ha cambiado a Victoria Principal (y sus videos de gimnasia casera) por Mary Alice de Mujeres Desesperadas, y creo que ha ido a mejor. La verdad es que está muy bien que hayan recuperado a la vieja guardia para este Dallas 2012, porque la serie no es un spin-off si no que está concebida como una continuación, y nadie es capaz de imaginar un Dallas sin JR o Bobby.

Pero, ojo, que para las juventudes no se han quedado cortos, pues han sacado la artillería más casposa que han encontrado. ¿Podéis pensar en alguien MÁS cholazo y de tercera regional que Jesse Metcalfe y Josh Henderson? Son tan cutres que me tienen fascinada. Sus caras de cholos extraradiales y esos abdominales pintados a spray de Henderson que te quitan el sentido (común). Después de Mujeres Desesperadas, Jesse Metcalfe se puso demasiado fondón como para salir de frente. Y eso que han tenido la buena cabeza de borrarle los tatuajes de estibador del puerto que se ha auto-inflingido, porque va a hacer de hijo de Bobby, que no puede ser malo y menos, macarra.

Las chicas también son un poco para darles de comer a parte, sobre todo Jordana Brewster, una mujer que cuando protagonizó The Faculty estaba llamada a ser la Megan Fox de la época y que se quedó un poco en Michelle Rodríguez (por lo de The Fast and The Furious). Y lo mejor es que interpreta a una mujer atrapada en un triángulo amoroso, llamada Elena. Vampires Diaries anyone? La otra, de entrada es un poco meh, así que veremos.

Y no nos olvidemos del mensaje de fondo de la campaña. Al menos el que ellos querían poner y no lo que todos estamos pensando. “They are back. And no, you’re not dreaming”. La intención era buena, claro, porque muchos recordaréis la historia de que, de golpe, la octava temporada de Dallas fue toda un sueño, porque al final de la séptima Bobby Ewing había muerto atropellado por un coche, y al principio de la novena, Pam se despierta de una noche de pesadillas, abre la puerta de la ducha, y ahí está Bobby enjabonándose. De ahí que nos encontremos a toda la panda esta dentro de una ducha con paredes carcelarias pero con grifería de oro. Los Ewing tienen mucha pasta… Viva el petróleo… bla, bla, bla. Pero es que la imagen es tan tremebunda que no voy a poder borrármela de la cabeza en mucho tiempo. Sadly, we are not dreaming…

Si han sido capaces de esto, imaginaos todo el recocijo que nos espera este verano.

Scroll To Top