FBI versus CIA

Estos días los chicos del FBI están teniendo algo de mala prensa entre esta nuestra comunidad de miradores de series con todo el megaupload-gate. Qué cosas, que en las series normalmente las buenas gentes del Federal Bureau of Investigation molan mucho: luchan contra el crimen, persiguen asesinos chungos y resuelven casos rarunos, así en general.

No me negaréis que Olivia Dunham (oliviadanamefbiai) no es the ultimate FBI agent, salvando universos aquí y allá, aunque allá trabaja para la Fringe Division a secas, que el FBI ya no existe (vaya vaya). Claro que para casos paranormales los reyes siguen siendo Dana Scully y Fox Mulder, resolviendo les Expedientes X del FBI. No se queda atrás Dale Cooper (Twin Peaks) en rareces, y vale, demos la bienvenida a la lista de lo rarote a los chicos de Alcatraz y al tinglado que Sam Neill / Emerson Hauser se ha montado en nombre del FBI (subsección oscura).

En terrenos a primera vista menos tenebrosos tenemos a Seeley Booth (Bones), que además trabaja en las mismísimas oficinas centrales en Washington, en el edificio J. Edgar Hoover. El ultra guapo Neal Caffrey (White Collar) está algo más lejos, en New York, pero también colabora con el FBI (subsección crímenes de guante blanco).

Without a Trace, Numb3rs, Criminal Minds, Sue Thomas: F.B.Eye o The Beast también tienen sus agentes federales, muy listos todos, y los que me dejo, claro. Eso sí, tanto en Chuck como en Burn Notice se meten bastante con los chicos del FBI, desde burócratas a incompetentes… un poema.

Hubiera sido taaaaan bonito tener otra temporada

Por cierto, pensar que Veronica Mars podría haber sido una agente especial del FBI me da ganas de llorar de alegría/nostalgia/pena.

Por otra parte, se conoce popularmente que los de la CIA son unos mentirosos manipuladores. Además, disfrutan dedicándose a temas rollo inteligencia y actividades encubiertas, lo que viene siendo espionaje, vaya.

Y no, nuestra Sydney no era ni mentirosa ni manipuladora ni nada de eso, que si nos descuidamos la canonizan y todo, y además nadie ha entrado nunca en la CIA con tanto estilo como entra Syd en el piloto de Alias. Pero sí reconoceremos que sus jefes (en la CIA de verdad, dejemos a parte ramas secretas de mentira) tenían ramalazos turbios. Ramalazos turbios también tienen los jefazos de Covert Affairs, más que turbias eran las salidas de algunos mandamases en la última de Torchwood y ramalazos turbios se gastan igualmente de vez en cuando en Chuck, aunque estos lo complican más, que son agentes de la CIA trabajando para la NSA. Toma ya. Que de hecho, me parece gracioso que en Jake 2.0., una proto versión de Chuck con mala suerte, también trabajasen para la NSA. Por cierto, los espías de Pan Am también son de la CIA, ¿no?

A Carrie Mathison (Homeland) se le tiene que dar de comer aparte, que además de locuela un poco mentirosilla sí que es. Se lo perdonamos, ¿no? Igualmente, me da que el problema con la CIA es que tienen gente súper guay trabajando para ellos pero unos jefes con lealtades más que flexibles.

Os dejo con mis espías preferidos: Scarecrow and Mrs. King, que nunca decían que trabajaban para la CIA, ellos decían “La Agencia”, pero era la CIA, seguro, seguro.

Scroll To Top