Un nuevo día para Alicia Florrick

Una de las series que más ganas tenía que volviese es The Good Wife, no sólo porque es una de mis favoritas hoy en día, si no porque la escena final de la segunda temporada nos había dejado con ganas de saber más sobre los ansiados tocamientos entre Alicia y Will. Ansiados por ellos y por todos nosotros, que somos unos shippers descontrolados.

¿Quieres caldo?

Dos tazas.

Si otras series como Bones parecen que nos van a dejar  sin saber como es la intimidad entre la pareja estrella, con The Good Wife la CBS nos ha regalado la escena más explicita de la historia de la cadena. Ese momento en el que Will aprieta a Alicia contra la pared y le dice “Diane cree que estoy siendo demasiado duro contigo”, ya nos hacía intuir que allí estábamos hablando del Cirio Pascual. Está claro que Diane no sabía lo duro que llegaba a ser Will con Alicia.

Pero nada me hacía pensar que pasaría lo que vimos a continuación. Alicia destruyendo con una apisonadora todos los muros que había levantado durante dos temporadas. Esos pocos segundos en los que de golpe el espectador se da cuenta de que lo que está viendo es un orgasmo de Santa Alicia Florrick son gloriosos. Ningún cliffhanger, misterio lostiano o abdominal masculina me había dejado tan alucinada como esa breve escena del 3×01 – A new day.

Me hubiese levantado a aplaudir si no fuese porque se me habían caído los palos del sombrajo al suelo.

Y, sin más dilación, revivamos todos juntos el mejor momento del inicio de la temporada televisiva 2011-2012.

Silencio.

Scroll To Top