Señoras que levantan muros

Para proteger su corazón. Señoras que levantan muros para proteger su corazón, que desde que la tele es tele las hemos visto pasearse por ahí alargando la tensión sexual no resuelta con su futurible pareja bajo la excusa de un muro que se han construido alrededor del corazón para que nadie les hiciera daño, otra vez. ¿Sabéis Sookie? Pues lo contrario.

Valga la foto como aviso de spoiler.

Si eres el futurible de alguna de estas señoras, no te queda otra que picar piedra como un loco. Ahí tenemos a Booth, al que le ha tocado lidiar con la reina del levantamiento de muros: Temperance Brennan. Mucho le repitieron hace un par de temporadas, cuando el chico se enamoró, que si lograba acceder a su corazón no le hiciera daño, o el muro se convertiría en infranqueable. También recordamos la desgarradora reacción de Brennan allá en el capítulo 100 cuando Booth se declaró, y últimamente hemos vivido su arrepentimiento así como ciertas evidencias de un creciente boquete en el susodicho. Que por cierto, por una vez que Booth logra penetrar ahí (perdonad la evidente y zafia metáfora), va y se lleva regalito. Tiene narices.

Olivia Dunham también tiene uno de esos muros, pero coincidiremos en que Peter se lo ha currado mucho menos que Booth. El boquete en el muro de Olivia se hizo evidente con aquel For once in my life del Brown Betty que algunos odian y yo insisto en amar. Curiosamente, o no tanto, lo que estaba en juego ahí era el corazón de Peter. En cualquier caso, todo apunta a que a Olivia le queda mucho que sufrir, y la shipper que llevo dentro se pregunta por qué narices no se dejan de retorcimientos y viven felices para siempre.

Uno que sí que está dispuesto a lo que sea es Rick Castle, que va a tener que demoler el muro que Beckett ha reforzado como una loca desde que se intensificó el caso de su madre. El muro de Beckett no deja de ser la excusa de esta temporada para alargar la TSNR después de que Rick enseñara todas sus cartas al final de la pasada. Y aquí han sido bastante poco sutiles los chicos de Castle, explicándonos directamente, y en boca de Beckett, que hay un muro a derribar… es lo que tiene haberlo construido de una temporada a otra.

En cualquier caso, y aunque el primer capítulo de la nueva temporada me ha parecido mucho menos precipitado y mejor hilvanado que el último de la pasada, con Castle diría que todos esperamos lo mismo: que reserven las sombras para los pocos momentos de la temporada en que necesiten ponerse intensos y que el resto se dediquen a sus asesinatos locos y al coqueteo casi infantil. Veremos cómo encaja el muro de Beckett en esto. Diría que los responsables de la serie son perfectamente conscientes de lo que necesitan, o así me lo he tomado interpretando la demanda de Alexis a su padre cuando le pide que no crezca demasiado como una declaración de intenciones para volver al Castle ligero a la voz de ya. Ala, como siempre, esperaremos con ilusión.

Por cierto, otra señora con muro en el corazón que me encanta es Parker, de Leverage… ¿las vuestras?

Scroll To Top