Procreación express

Sabed, amigos y buenas gentes en general, que hay espoilers de la tercera de Fringe, la primera mitad de la sexta de Doctor Who, y todo Farscape, así, a lo grande.

¿Aún aquí? ¡Cool! Si habéis visto más o menos las tres series y prestado algo de atención al título del post, quizás imagináis de qué va esto: manual en tres tiempos del embarazo acelerado, o cómo embarazar a tu protagonista sin que se pase media temporada con barrigote, algo muy útil cuando tienes prisa y/o no te da la gana de alejar a tu chica de las escenas de acción. Claro que para lanzarse a la procreación express necesitas que el embarazo se origine exclusivamente en el guión, y no en la cama de tu actriz protagonista, que si el milagro de la vida es real, no te queda otra que apechugar con la panza.

Ejemplo número 1: Olivia Dunhan, de 0 a 100 en un par de días, y chim pum

Que la Olivia Dunham de over there se quedara embarazada fue entre impactante y preocupante, y aún queda ver qué papel tendrá el churumbel en el futuro. Igualmente, en este caso resulta súper útil que en el otro lado sean tan súper listos que ya no utilizan lápices, tienen unos móviles que ya quisiera apple, y además se han hecho con un método súper avanzado y súper clandestino para acelerar embarazos y convertir nueve meses en unos días. Vale, en el over there hasta cagan brownies de chocolate, pero nosotros tenemos a Peter, aunque lo hayamos robado, pero es nuestro, como Salou es de Fresita.

Ejemplo número 2: Amy Pond, a clonarse y que otra apechugue con la retención de líquidos

El misterio sobre el embarazo intermitente de Amy Pond y esas visiones raras que tenía la chica ha sido algo recurrente a lo largo de la primera mitad de la sexta temporada de Doctor Who. Todo cuadró más o menos hacia el final, cuando descubrimos que la Amy Pond que habíamos tenido todos esos capítulos era un clon de última generación y que la Amy de carne y hueso había sido secuestrada y retenida durante su embarazo para acabar alumbrando a una niña manipulada para matar al Doctor y que luego conoceremos como River Song. Toma ya. Y lo que se han ahorrado en cojines para la barriga de Karen Gillan lo han invertido en horchata para cuando se deshacen los clones.

Ejemplo número 3: Aeryn sun, mezclando de forma muy creepy los dos ejemplos anteriores

Ya hace años que acabó Farscape demasiado abruptamente, dejando a Crichton y a Aeryn recién embarazados a la par que bombardeados. Afortunadamente, consiguieron hacer un par de capítulos más en forma de Guerras Pacificadoras en los que Rygel se dedica a acumular en su estómago los trocitos cristalizados de Crichton y Aeryn para vomitarlos y ser reconstruidos por un súper médico alienígena. El problema es que el trocito que tiene el proyecto de hijo se queda en la barrigota de Rygel, que apechuga con la primera parte del embarazo. Por si esto no fuera suficientmente asquerosillo, se inventan una manguera para devolver el embrión a las entrañas de Aeryn y, una vez dentro, descubrimos que los sebáceos pacificadores tienen embarazos express, o lo que es lo mismo: en un par de días todos a preparar un moisés interestelar.

En fin, es evidente que los embarazos express requieren grandes dosis de ciencia ficción para justificar que la madre naturaleza ya no es la que está al mando, hecho que a su vez resulta bastante perturbador, la verdad. La opción tradicional también tiene sus ventajas, que ahora hasta tengo ganas de ver cómo discuten Brennan y Booth por las visicitudes del embarazo de la primera.

Scroll To Top