No sé si quiero más Zooey Deschanel

No soporto los comentarios agoreros que llevan la contraria. No los soporto, vaya eso por delante, porque estoy a punto de soltar uno, más o menos.

Y es que el mundo (o por lo menos mi timeline de twitter, que a veces una se piensa que es lo mismo, pero NO) está entusiasmado con The New Girl, esa serie que Fox ha confirmado que emitirá y que protagoniza esa diosa llamada Zooey Deschanel.

Me encanta Zooey Deschanel, adoro que interprete personajes medio locos y excéntricos, hasta sus crazy eyes me dan buen rollo, y She & Him es uno de mis grupos favoritos.

Y dicho esto, tengo que confesar que no salí a la terraza a tirar petardos cuando Fox confirmó The New Girl por varias razones, la principal es que no tengo terraza y me aterrorizan los petardos, pero hay mas:

Primero, trabajar en una serie significa, irremediablemente, menos tiempo para She & Him, y hasta que la chica no demuestre lo contrario, la prefiero como cantante que como actriz.

Segundo, tener a Zooey en pequeñas dosis aquí y allá (y en el iPod constantemente) me parecía una situación más que ideal. Es como los buñuelos de cuaresma, que como solamente los comes una vez al año parecen más buenos (y que nadie le diga a Zooey que la he comparado con un buñuelo). Me preocupa que padezcamos de sobredosis de Zooey, y más viendo que, a juzgar por el trailer, esta chica nueva tiene una personalidad muy marcada, y muy excéntrica, y seguro que adorable, pero me sigue preocupando que cuando comes muchos buñuelos acabas dándolo todo en el baño.

Anda que no es entrañable este video

En fin, yo por supuesto la veré somo si fuera el último buñuelo de crema de la tierra, y espero equivocarme como me pasó hace unos años con Fringe, con la que me he tenido que comer mis palabras (es lo que tiene el blog, que todo lo que dices queda registrado y a veces te explota en la cara). Espero equivocarme de corazón porque adoro a Zooey y le deseo todo lo mejor, pero por ahora, servidora está algo preocupada, que mira que hay cosas más importantes de las que preocuparse, pero la vida teligiosa es así.

Scroll To Top