Bye Smallville, hello Superman

Smallville se ha pasado diez años brillando y apestando. Esto es así. No siempre a partes iguales, pero sí combinando cutrez, genialidad, sopor total y emoción desmesurada lo suficiente como para aguantar ahí diez años, que se dice pronto.

A ver, majo, ponte el puñetero traje de una vez y supera tus inseguridades, que para tener superpoderes te comportas como una nenaza llorona

Y así se acabó, brillando y apestando, pero desengañémonos, más lo primero que lo segundo, o por lo menos reconoceréis que tener a Tom Welling por fin de azul y rojo, todo apretadito, y escuchar la melodía clásica de Superman, la de toda la vida, la de John Willimas, no es para echarse a llorar. Bueno, yo lo hice, ¿y qué? Hasta casi olvido que, otra vez, se han olvidado de poner una lucha épica como dios manda al final de la temporada, que Clark ha vuelto a ventilarse al malo como si se tirase un pedo, lo cual está bien para un súper héroe, pero no para nosotros, ¿ok?.

Yo les maldigo por habernos regalado tan poquito de Clark por fin convertido en súper héroe, que no hemos tenido ni una mísera escena para contemplarlo detenidamente como Superman en todo su esplendor, y todo porque el tío lleva meses, o años, dándole vueltas a la farola con lo ser un héroe por dentro, o no, y superar el pasado pero no olvidarlo, y basura similar. Que se hayan pasado gran parte de la temporada, y del último capítulo, divagando sobre eso ha resultado a veces exasperante.

¿Os gusta? Pues es lo más cerca que vais a ver a Clark de Superman, que lo sepáis.

Para mí, que básicamente veía Smallville por Clois, podrían perfectamente haber acabado la temporada, y la serie, después del absolutamente maravilloso Homecoming, con rescate de helicóptero incluido (¿homenaje a la primera película?) y que finalizaba con Lois y Clark finalmente como pareja, así como los últimos minutos de Isis, con Clark por fin confesando a Lois que es The Blur. Vale, y también añado los momentos de ese capítulo a lo Matrix en el que Cloe regresa toda blanca dando patadas a diestro y siniestro. Siempre me gustó Cloe, ¿qué pasa?

Todo lo demás, hasta el momento en que Clark sale del reino de hielo de papá con los canzoncillos por encima de los pantalones para salvar el avión de Lois (¿homenaje a la última peli?), es puro relleno, hasta también la boda, si me apuras, que yo habría preferido algo más friqui, con todo el resto de  súper héroes en sus trajes comiendo buñuelos de bacalao. Que por cierto, no me ha gustado nada el vestido de Lois. ¿Hay alguna novia esta temporada con un vestido decente a parte de Kate Middleton? Porque yo aún estoy intentando recuperarme del desastre Calzona en Grey’s Anatomy.

Erica Durance = best Lois ever

En fin, que cuando comenzó Smallville nos dijeron que se trataba de la historia del adolescente que un día será Superman, para convertirse en la historia del adulto con más dudas que Hamlet pero que un día será Superman, y finalizar con algunos minutos de Superman dejando la mitología de la historia más o menos como nos la encontramos en la primera película: Clark es un pardillo, Lois una estresada de la vida, Perry White y Jimmy Olsen rondan por ahí, y Lex es un malo maloso que no recuerda que un día fue el mejor amigo de Superman.

Eso sí, Smallville ha acabado con un capítulo que se ha visto un 63% más de lo habitual, seguramente aquellos que la abandonaron en algún momento volvieron para despedirse. Pues eso, good bye… pero, ¿dónde hay que firmar para una secuela de la serie con Clois y sus aventurillass en el Daily Planet?

Scroll To Top