Pinículas fantasbulosas: 13 Going on 30

Este fin de semana ha muerto Gary Winick, y por si el título del post no os da suficientes pistas, sip, Winick dirigió 13 Going on 30 (El sueño de mi vida) además de Letters to Juliet, Bride Wars, o Charlotte’s Web. Tengo que decir que no he visto ni Letters to Juliet ni Bride Wars, pero Charlotte’s Web me pareció entrañabilísima y, en realidad, ahí va mi homenaje porque, si 13 Going on 30 no es una pinícula fantasbulosa de tomo y lomo, que ahora mismo se me desintegren los DVDs de Grease, Regreso al Futuro, Teen Wolf y A por todas.

13 going on 30 vuelve a explicar lo que ya sabemos: que pertenecer a la nobleza en el instituto no aporta la felicidad, claro que es algo que Jenna Rink (Jennifer Garner) aprende a lo bestia cuando, humillada por las chicas populares durante su fiesta de cumpleaños, allá por los años 80, desea con todas sus fuerzas crecer y ser popular.

13 going on 30

Y así amanece en pleno 2004 descubriendo que es la chica más cool del universo, pero que se ha convertido por el camino una en perra del infierno y, de paso, ha perdido a su mejor amigo  (Mark Ruffalo in person). La tierna Jenny tendrá que solucionar el lío en que se ha ido metiendo los últimos 17 años y demostrar que es la chica de al lado que toda madre de querría para su hijo (si supieran cómo se las gasta dando patadas cuando la cabrean).

Yo no sé si con 13 Going on 30 pretendían homenajear a su vez a Big, pero sí es cierto que consiguieron montar una película de esas cuya entrañabilidad te teletransporta. 13 Going on 30 es una peli seminostáigica para chicas, eso es innegable, también es blanca, algo ingenua y sip, divertida. Es de esas que ya sabes cómo va a acabar, pero que si te dejas llevar y acompañar, cuando aparecen las letras te sientes mejor, como si hubieras pasado un día de primavera en el parque.

Jennifer Garner 13 Going on 30

Vale, y también sale Jennifer Garner, nuestra diosa particular. Y no es para tomárselo a broma, que corría el año 2004 y a Jenny básicamente la habíamos visto sufrir y dar patadas como nadie en Alias, por lo que tenerla de repente riendo, bailando y vistiéndose como si viviera en un perpetuo domingo de ramos, eso amigos, eso fue un regalo de todos los dioses audiovisuales. Y atención a esto: nunca, nunca, nunca nadie se ha marcado semejante homenaje a Thriller:

Mención especial a Judy Greer, a Andy Serkis (Golum, it is!) y a Kathy Baker, que siempre acaban ahí de secundarios pero me parecen estupendos, especialmente Judy.

Y acabo con la banda sonora, que tampoco tiene desperdicio, desde el susodicho Thriller a Crazy for You pasando por Head Over Heels, Jessie’s Girl, I Wanna Dance with Somebody (Who Loves Me), Tainted Love o Love Is a Battlefield. Una maravilla. Os dejo con las tomas falsas, que aún es martes y la semana pinta dura:

Scroll To Top