Your OWN show, gánate un programa con Oprah

Lo que Oprah dice va a misa, y cuando Oprah habla sube el bacalao. Esto es así. Oprah Winfrey es una de las personas (que ya no mujeres) más influyentes de los estados juntitos. Oprah es dios, la Ivanova del siglo veinte (o veintiuno, versión extendida). Y claro, la evolución natural era que tuviera su propia cadena: The Oprah Winfrey Network, a.k.a OWN, generando un juego de palabras de lo más apropiado.

Oprah Winfrey

Total, que Oprah ya tenía un imperio y ahora tiene su propia cadena de televisión (de cable, eso sí) de la que es princesa, reina y presidenta. Y así es como mientras finiquita su refamoso The Oprah Winfrey Show también juega al monopoly televisivo construyendo programas aquí y allá con sus amiguitos y otros especímenes como Sarah Ferguson. Está claro, OWN no es una cadena para moteros melenudos.

Uno de esos programas es Your OWN show (gràcies per la recomanació, Lluis), un reality donde el premio es conseguir un programa en OWN. Nada nuevo bajo el sol, ni por el premio, que los de Food Network hace ya años que practican eso de dar un programa al ganador de un reality, ni por el formato: dos equipos, la misma tarea, valoración y eliminación.

Oprah Winfrey - Your OWN Show

Pues eso, nada nuevo, pero es que nunca nos cansamos de una buena pelea de perras del infierno, que de esas en Your OWN show hay unas cuantas, y de comprobar que las cadenas de marujas también son capaces de hacer un reality divertido así, hablando claro y mal “con la punta”.

A Your OWN show los participantes llegan con una idea clara del programa que harán si ganan, desde talk shows tradicionales a programas de cocina, pero durante el reality deben enfrentarse a toda clase de formatos. Es como en las prácticas el primer año de carrera: te han agrupado con personas que ni conoces, ni te caen bien, ni tienes nada en común con ellas, pero cada semana no te queda otra que hacer una práctica de plató lo mejor posible. En esa época te jugabas suspender la práctica o no, en Your OWN show te juegas seguir en el meollo o largarte a casa previa, si se tercia, humillación pública en la tele nacional.

La primera semana la “práctica” consistía en una entrevista rollo programa matinal con Dr. Phil, la segunda semana debían montar una sección tipo extreme makeover con Vera Wang como asesora, y la tercera (lo visto hasta ahora) montaban un late night tipo monólogo + entrevista con Arsenio Hall. Metatelevisión en estado puro.

Son estos guruses invitados, junto con los presentadores (un rubio y una rubia de esos con pinta de mear té de manzana durante sus tardes en la hípica) los que nominan y expulsan, pero mi parte preferida, invariablemnte, es cuando al equipo perdedor le preguntan quién creen que es más responsable del fracaso. Ahí los dedos señaladores se afilan y casi nadie se corta un pelo en escupir serpientes y lagartijas. Y tengo que decirlo, el equipo de las chicas es mucho más reconfortante en ese sentido, vaya, que las culebras que escupen son altamente venenosas. Si me preguntan, Elizabeth es muy perra, pero si se va a la calle el programa pierde mucha de su gracia.

Os dejo con el primer capítulo. Si no os apatece verlo todo, por lo menos no os perdáis los primeros segundos, muy oprahniano:

Scroll To Top