Pinículas fantasbulosas, remakeadas y navideñas

Tranquilos, que la navidad llega en un par de días y yo dejaré de atormentaros con mi espíritu navideño de mierda. Pero antes, una de pinículas navideñas, versión remakeada, y es que aunque los remakes a priori produzcan urticaria, en algunos casos es como plantearse si es mejor Tú a Boston y yo a California o Tú a Londres y yo a California: podríamos enfrascarnos en un debate infinito (que sí, que podríamos) pero al final concluiríamos que, oye, recordar que Lindsay Lohan un día fue una chiquilla graciosa, limpia y con dotes para la interpretación bien vale que nos decantemos por la segunda. Vale, eso, y Natasha Richardson.

Ahí voy con la primera: Annie, remakeada en 1999 en base a la peli de 1982… sí, esa protagonizada por un pelocho naranja. Que sí, que la primera la dirigió John Huston, y salía Carol Burnett y también Bernadette Peters y bla bla bla… pero en serio, ¿hacía falta ponerle ese pelo a Annie? Además, en la versión del 99 tenemos a (atención redoble de tambores): Kathy Bates, Alan Cumming y Kristin Chenoweth (no os perdáis su versión de Easy Street). Y no, no me dejo al inconmensurable Victor Garber (paramos el redoble de tambores), vale, y también sale Audra McDonald.

Annie

A parte de tener una niña con un pelo normal, Annie (la segunda) es básicamente igual que Annie (la primera), con la enorme diferencia que la segunda está ambientada en navidad, lo que la hace más entrañable, si eso fuera posible, porque, a no ser que vengáis de Melmac, no se os escapará que una huérfana con pecas que encuentra una familia en navidad es la quintaesencia del espíritu navideño, el muérdago, el musgo y todo lo demás.

¿Cómo conseguimos que la estampa sea aún más entrañable? Pues poniéndolos a cantar y a bailar ¡que se os tiene que explicar todo! Recordemos, aquí, que Victor Garber, a parte de ser el padre perfecto de Sydney Bristow, Jennifer Garner y la renacuaja peliroja, canta y baila cosita mala. ¿Que no? Ahí va:


Victor, márcate este número con Jennifer Garner y yo ya podré considerar que he vivido una vida plena.

Vamos con la seguna pinícula fantásbulosa remakeada: Milagro en la calle 34, vaya, en Macy’s, donde a Kris Kringle le da por pasear libremente por el departamento de juguetes liándola parda. La original del 47 es un clásico navideño con Maureen O’Hara, Edmund Gwenn, John Payne y una jovencísima Natalie Wood. Vale, la versión de 1947 estuvo nominada a tropecientosmil Oscars y qué sé yo, pero solamente hace falta decir un par de cosas de la versión de 1994: Dylan McDermott con la melena en su mejor momento.

Miracle on 34nd Street

¿Algo más? Pues John Hughes en el guión, Richard Attenborough dentro del traje naftalinoso, Mara Wilson repitiendo su papel de niña-Matilda encantadora y Elizabeth Perkins en lo que antaño hizo Maureen O’Hara… e insisto, Dylan McDermott en edad de merecer esparciendo espíritu navideño, con sus suéters de cuello alto y sus apelaciones al juez y esas cosas tan bonitas todas. Ah, eso sí, en la versión moderna los de Macy’s dijeron que ellos no querían saber nada, por lo que se inventaron los grandes almacenes Cole’s. Qué cosas… supongo que prefieren aferrarse a la imagen de la peli antigua.


Mirad el vídeo que acabaréis meando fanta naranja, ya veréis

Ya acabo, no sin antes mencionar aunque sea de pasada Los fantasmas de mis ex-novias, que ni remake ni nada, simplemente la enésima historia basada en el rollo de los fantasmas pasados, presentes y futuros de Dickens, pero ¡eh! esta es mi casa y hago lo que quiero. Además, sale Jennifer Garner (y ya sabéis lo que eso significa) acompañada del Miconejiu (que cada vez me da más grimilla) y Michael Douglas.

Ghosts-of-girlfriends-past

No os engañaré, es una peli de sobremesa de sábado que hasta permite cabezadita, pero si os la encontráis, elegidla antes que alguna con Melissa Gilbert recordando que de pequeña la secuestraron, ¿vale?

Scroll To Top