Nochebuena con la pantumaca

Aquí no hay quien viva tuvo momentos más que memorables, a parte de ser una de las series patrias más vistas de los último tiempos, con permiso de Médico de familia, está claro. Y sí, uno de esos momentazos lo vivimos en el capítulo de navidad de finales de 2005, con su Érase una navidad convulsa, poco antes de que la serie se precipitase al vacío, cambiase de canal, se mudase de edificio, y perdiese la gracia.

Aquí no hay quien viva

Aquella navidad, los vecinos de Desengaño 21 hacía tiempo que habían perdido a Paloma, pero en un ejercicio de grandeza, cuando Loles León decidió que la señora Cuesta valía más que la fórmula de la coca-cola, supieron sacar partido a Isabel (la hierbas) y a su cachimba. Esa navidad, además, presenciamos la culminación de la trama con la pantumaca, la presidenta del edificio colindante, y un personaje que siempre me pareció enorme. Si a todo esto le unimos que a la niña adolescente del señor Cuesta le ha dado por ser madre de alquiler, no nos queda otra que afirmar que “se armó el belén”.

Os pongo los mejores momentos, que por mucho que la serie fuera grande, no dejaba de durar como hora y media, así, a la española.

Joder con las navidades tranquilas

Homicidio involuntario con agravante vaginal

Me he quedado un poco traspuesta

Le he regalado todos los orgasmos sin pedirle nada a cambio

Mátala Juan, tienes que matarla, por favor te lo pido, nunca te he pedido nada. Mátala, mátala

Y claro, todos cenando, pues ha salido mierda por un tubo

En fin, que las navidades a la española son de todo menos paz y amor, pero esto es así, que para ñoñez patria ya nos salimos con dos cosas: el anuncio de las muñecas de famosa, y la búsqueda de Chencho. Feliz lunes.

Scroll To Top