Thanksgiving time, o las Gilmore dando gracias cuatro veces

Seguimos con los especiales de Acción de Gracias, un día en el que sabemos todos que la familia y amigos se arrejuntan para comer, comer, comer y comer. Siendo así, y con sus calabazas, sus marrones y naranjas, sus hojas caídas y ese aire de tradición que se gastan en Nueva Inglaterra, ninguna duda cabe de que Stars Hollow es el mejor lugar de la tierra para celebrar Acción de Gracias y Navidad (y New York también).

Gilmore Girls Thanksgiving

Total, que en su tercera temporada, allá por el capítulo 9, nuestras chicas Gilmore se marcaron un Deep-Fried Korean Thanksgiving… o lo que es lo mismo: fueron invitadas a cuatro fiestas, y como son así, decidieron pasarse por las cuatro, que para algo son las más populares del pueblo y mundialmente conocidas por su capacidad en la mesa, para engullir, en la mesa, quiero decir.

Thanksgiving en casa de los Kim, donde la señora Kim ha preparado montones de delicioso tofu-pavo, sustancia que, por definición, no puede ser deliciosa, quede claro. Lo divertido de la fiesta Kim es que Lane se las ha arreglado para tener ahí a Dave tocando salmos. Dave es tan entrañable que al final del capítulo le plantará su primer beso (aquí no me oís, pero estoy tarareando The man who sold the world).

Thanksgiving con Sookie, donde la susodicha ha cometido el error de permitir a Jackson preparar el pavo, y a Jackson no se le ha ocurrido otra que freírlo, práctica próxima a la blasfemia para la sublime cocinera que es Sookie… y creo recordar que a Tammy Taylor tampoco le sentó muy bien que Buddy Barrity se presentase un Acción de Gracias con un deep-fried pavo. Thanksgiving a lo bestia, vaya.

Thanksgiving con Luke, el único sitio donde se sienten como en casa, porque es un hecho que todos los caminos llevan a Luke… y ese año también a Jess (y sus besos sosos en público). Añadimos la historia de Kirk y sus problemas con su gato, lo que confirma mi teoría con los gatos, que no voy a exteriorizar para que nadie me odie.

Thanksgiving con los Gilmore. El fin de fiesta, la traca final y, obviamente, la madre de todas las peleas, el embrión de lo que será la hecatombe de cuando a Rory se le vaya la olla algunos años después. Vaya, que Lorelay se entera de que Rory también ha pedido plaza en Yale, además de en su soñada Harvard. Drama, drama, drama… aunque todos sabemos que Rory is going to Yale.

Y para finalizar, os enlazo la receta de Pumpkin Pie de Martha Stewart, que la hago todos los años y sale la mar de buena.

Scroll To Top