La Heigl y sus pelos

Ya sabéis que los viernes me gusta explicaros cosas interesantes que podáis reflexionar el fin de semana y compratir con vuestros allegados. Así que no podía dejar terminar esta semana sin una de las imágenes que más me ha chocado esta semana.

Ya hace tiempo que sabemos que Katherine Heigl se tiñó el pelo de negro azabache para un papel en alguna película muy importante. Lo que no sabía es que para peinárselo iba a la peluquería de Magnolias de Acero. Mirad el cardado en detalle. Deleitaos. Amad vuestro pelo y alejaos de la laca.

A esta mujer la persogue la controversia donde quiera que vaya. No os penséis que soy de esas gentes que de repenten odian a la public persona de La Heigl, porque no es así. No sólo es una de las pocas actrices que puede arrancar un proyecto sólo por el mero hecho de estar en él (junto a Julia Roberts, Sandra Bullock, Angelina Jolie y Reese Witherspoon), si no que además me gusta que sea una bocazas. Y encima me encanta como viste, vamos, generalmente (caso 1, caso 2), porque en el caso que nos ocupa hoy, lleva un vestido copiado diseñado por Victoria Beckham, y eso me provoca rechazo.

En el único caso en el que le perdonaría esta locura de volumen cardadil sería si estuviese rodando una TV movie de la vida Lucille Ball.

Scroll To Top