GLEE Randomness

Esta semana ha hecho un año que FOX decidió preestrenar Glee en plenos upfronts y está claro que este ha sido el año de Glee. Es más, hasta septiembre no se estrena la segunda temporada pero hoy ya se ha anunciado que la serie ha sido renovada para una tercera. Vale, hoy también se acaba Lost, pero es que a mí me gusta llevar la contraria y los niños cantores estos, están en todas partes. Si no es un disco, es una gira, una estrella invitada, una revista o el diva behaviour de Lea Michele.

Lea está en todas las revistas imaginables estos días. Pero si bien me parece una chica resultona, tampoco me parece para tanto, así que esta sobrexposición como un icono sexual, me recuerda a lo que intentan hacer con Tina Fey. Claro que para lo segundo, a parte de calzador, se necesitaría también un viaje a Fátima.

Por cierto, todavía me estoy riendo de los rumores que dicen que Lea Michele se ha enrollado con Matthew Morrison. Cosas más raras se han visto, está claro, pero a Lea se la ha visto hace poco magreándose en una fiesta con su novio, otro cantor de Broadway.

Como a los yanquis les mola mucho todo el tema de las divas, y más si son de Broadway, no han dudado ni un momento en intentar convertir a Lea en una zorrupia de tomo y lomo. A mí me importa más bien poco si ha decidido convertirse en una J-Lo cualquiera, lo que está claro es que apuntaba maneras desde bien pequeña. Me da igual que se trate de Lea Michele que de David Civera, a mí este rollo Menudas Estrellas siempre me ha provocado una sensación irremediable de advenimiento del fin del mundo.

Toda una declaración de intenciones, hija. Ahora Lea también quiere ser fashionista. Es-pe-luz-nan-te. Ah, y también es la nueva cara de la línea de productos para el pelo de Dove. Por supuesto sale cantando, una de Sonrisas y lágrimas esta vez.

Otros que han encontrado el filón de representar marcas han sido Dianna Agron y Cory Monteith. Claro que siempre he pensado que los jóvenes pseudos-famosos que protagonizaban las campañas de Op era bastante de tercera regional. O sea, que salen con Jessica Szohr, uno de los hombres lobo de Crepúsculo y un colgado de 90210. Dianna, hija, ya sabemos que Cory tiene menos carisma que Michael Vartan (menos en Alias, que chupaba de Jennifer), pero you can do better.

Only at Pimkie

Es muy fuerte cuando un secundario tiene más carisma que el protagonista. Pero este es el caso de Mark Salling, quien con su machez y su cresta, hace que sus fanes babeen por doquier. Aquí Mark en versión veraniega para la revista GQ.

Otras que roban todas las escenas en las que aparecen son Naya Rivera y Heather Morris, sobre todo esta última en el papel de Brittany, la cheerio más lerda de Ohio. Sus frases son pocas, pero de las mejores del guión. Y eso que sólo la contrataron para darle empaque a los bailes y cantos de Dianna Agron. Ya sabemos de lo que es capaz, pero no está de más recordar que, Heather no sólo bailó el Single Ladies junto a Kurt, si no que también lo hizo junto a la mismísima Beyoncé.

Pero está claro que, para roba-escenas, Jane Lynch, portada de la semana del Entertainment Weekly. Cada vez que veo esta imagen, me imagino que el slusho ese está saliendo de la varita de Harry Potter…

Y es que Sue Sylvester cada vez tiene más protagonismo. Y ahora también canta. Si primero fue el Vogue de Madonna, esta semana se ha atrevido con el Physical, con Olivia Newton-John herself. Los cameos en Glee son incesantes y, mientras que gente como Neil Patrick Harris siempre será bienvenida, creo que tendrían que dejar de rememorar videos de manera idéntica y no basar todo el alboroto ante un capítulo por si va a ser de Lady Gaga, de Britney Spears, otro de Madonna o de la abuela que fuma. Rumor has it que una de las futuras estrellas invitadas puede ser Susan Boyle (en un capítulo especial de Navidad). Y en el lado de las malas noticias, también se rumorea que podría aparecer Perez Hilton.

Y para despedirnos, la sorpresa de la semana. Si bien intuíamos que esos ricitos lustrosos no eran lo único que lucia Matthew Morrison, el Sr. Schuester ha decidido dar la bienvenida al verano de esta manera tan gratificante en la revista Vogue. De ahora en adelante, le voy a mirar con otros ojos. Aunque ayer cantando el himno nacional en un partido de baseball, me hizo volver a la realidad…

Scroll To Top