Machirulizando a Dawson

James Van der Beek siempre será Dawson. Eso es duro, claro. Duro porque llevará un sambenito de por vida y duro porque Dawson era imbécil. James, como la mayoría de miembros de Dawson’s Creek ha mejorado con los años (Katie, tú no, hija, tú has ido a peor). Porque, reconozcámoslo, ese cabezón no era ni medio normal.

El pobre James no ha tenido suerte superando el papel que le hizo famoso. Intentó hacer pelis indie, que le sirvieron como trampolín a sus secundarios, mientras que él no convencia (The rules of atraction, o I love you, I love you not, por ejemplo), también ha hecho apariciones estelares en series de éxito, donde se atrevía con papeles apartados de su imagen de pijillo de Nueva Inglaterra (Ugly Betty, How I met your mother). Y, por último ha intentado subirse al carro de una serie mainstream de la NBC. Pero, por supuesto, Mercy ha sido cancelada.

Nuestro amigo James tiene la negra. Pero eso no quita que sus relaciones públicas dejen de intentarlo. Ahora sin ir más lejos nos lo quieren presentar como un macho alfa capaz de retozar con cualquier modelo. A ver si pilla papeles nuevos. Aunque, claro que la Cosmopolitan publique ahora las fotos de James interpretando a un médico calenturiento, ahora que han cancelado Mercy no tiene mucho sentido.

Siempre podemos llamar a Shonda y que le de un papel en Off the map, su nuevo drama médico al que la ABC ha dado luz verde para la siguiente temporada. Pero vaya, lo más notable que le pasará a James Van der Beek este año es que su novia dará a luz en breve a su primer hijo. Novia con la que hace poco que sale, ya que para estar con ella tuvo que dejar a su mujer, con la que llevaba casado seis años. Nos os pensaríais que os dejaría sin vuestra ración de petardeo, ¿verdad? Que es domingo, hombre.

Scroll To Top