La bella y el mapache

Me niego a pensar que soy la única persona que sigue viendo Gossip Girl con todo el amor del mundo. Muchos dicen que dejaron de verla en los capítulos de los Hamptons. Cosa que ni entiendo, ni me creo. Porque estoy segura que la gente sigue sentada en su casa probándose diademas, soñando en brunches y deseando que Chuck Bass les susurre al oído con su voz arenosa. A aquellos que creen que la serie saltó el tiburón en cuanto los personajes empezaron la universidad, les digo que eso es imposible, porque Gossip Girl saltó el tiburón en el primer capítulo. Y por ello la amamos.

Pero vamos, que hoy no he venido a aleccionaros sobre las verdades del barquero, si no más bien a transmitiros una inquietud que recorre mis pensamientos. En toda serie están los buenos, los malos y los don-nadies. Y después están los que dan asco. Y más abajo está Jenny Humphrey. No puedo soportar al personaje y no puedo soportar a Taylor Momsen. ¿Se puede ser más estúpida? ¿Se puede usar más eyeliner? ¿Se ha descubierto ya una nueva especie de mujeres-mapache? No es que me caiga mal, es que no puedo ni verla. Y eso, amigos, no es bueno para una serie, porque básicamente me produce deseo de darle al fast-forward cada vez que su cara-de-oler-caca perpetua aparece en mi pantalla.

Pero lo curioso es que en la misma serie hay alguien que me produce el efecto contrario. Y es que Blake Lively me tiene enamorada. Un girl crush en toda regla. Una mujer que podría llevar una bolsa de basura de vestido día y noche y seguiría estando maravillosa y sonriente hasta el punto que te convencería de ponerte una bolsa del Mercadona palabradehonor. Y a ti, por supuesto, te quedaría mal. Para algo las chicas de Go fug yourself la han bautizado como Boobs Legsly. Porque Blake es como Jennifer Garner. Te caen bien porque sí. Y por eso seré capaz de ver, oír o fagocitar cualquier cosa que ellas hagan durante toda su vida. Como si se graban friendo un huevo.

Por suerte La Momsen, que dice que es rockera, va de moderna por la vida y seguramente le gusta comentar La insoportable levedad del ser con sus fans checos por chat, la primera mitad de la temporada que viene se va a ausentar de la serie y se va a dedicar a ilustrar al mundo con su arte, su voz y su precocidad. Porque vista la querencia que tiene esta mujer por ir sin pantalones por la vida, está claro que se ha criado sin padres. Lo peor, los Pretty Reckless ya tienen su primer videoclip. La canción se llama Makes me wanna die. No hace falta que dises nada más.

Scroll To Top