Teen Wolf, con demasiado pelo en el pecho

Que los 80 fueron turbios, eso lo tenemos claro, pero llegar al extremo de convertir al primo humanoide de Chewbaca en el rey del instituto, eso amigos, eso es tan delirante que alcanza niveles de maravilla pura.

Gracias, Benja, por tan bonita ilustración.

Teen Wolf, con la coletilla “de pelo en pecho” (si es que en los 80 nuestros traductores ya eran de un cutre que asusta), es una película de súper serie B que, sin embargo, tuvo la suerte, brillantez o sabiduría de estrenarse el mismo verano (exactamente un mes después) que la película de películas, el alfa y el omega, el paradigma de la casi-perfección… es decir Regreso al futuro.

Y es que Michael J. Fox ya saboreaba el éxito con Family Ties, pero la avalancha de Emmys no había llegado aún (posteriormente el chico ganaría tres como Alex P. Keaton), y Teen Wolf era una buena opción para combinar con su trabajo en la tele.

Dicen que estaban rodando la película del lobo, y muy cerquita Robert Zemeckquis lidiaba con Eric Stoltz en los inicios del rodaje de Regreso al Futuro. Stoltz nunca llegó a convencer a Zemeckis como Marty McFly (por lo menos en nuestra realidad), así que le echaron y por fin atraparon al que debería haber sido Marty desde el principio (recordemos que le ofrecieron el papel como primera opción pero su jefe de entonces pasó de decirle nada, el muy jodío). Total, que finalmente, en julio de 1985, se estrenó Regreso al Futuro convirtiéndose en un absoluto blockbuster. Teen Wolf llegaría en agosto, y el tirón Michael McFly hizo que una película de serie B con ínfimo presupuesto acabara siendo la segunda en recaudación ese año.

Que de qué va Teen Wolf? Pues de un tío con mucho pelo bailando encima de una furgoneta, está claro. Bueno, y también de Scott, un adolescente mindundi demasiado canijo para jugar al baloncesto (y que suda mucho durante los partidos), que un día descubre que pertenece a una familia de licántropos.

Lo que en circunstancias normales seria el drama de la vida se convierte en su trampolín a la popularidad (eso que siempre ha sido necesario alcanzar en cualquier instituto que se precie) y en el arma para hacer que el apestoso equipo de baloncesto gane el campeonato. Por el camino, el niño lobo tendrá que poner en orden sus prioridades lobeznas y decidir si se queda con la rubia tonta o atreverse con la fea no tan tonta. Todo adornado con unos efectos especiales de pena, pero da igual, Michael J. Fox sigue estando monísimo aún en formato “bola de pelo”. Bueno, igual no.

Lobo! Lobo! Lobo!

Un par de años después, como manda la tradición, se lanzaron a una segunda parte: Teen Wolf Too, esta vez en la universidad, que hasta los adolescentes-lobo siguen una secuencia lógica de acontecimientos. El protagonista era Todd, el primo de Scott. También era Jason Bateman, que aún hacia poquito que interpretaba a David Hogan, pero ya era una estrella teen.

El chico era un nerd escuálido destinado a convertirse en el rey rata del laboratorio si no fuera por el antiguo entrenador (grande, el entrenador) de Scott, que tenía sus esperanzas puestas en los genes lobeznos de Todd para levantar el equipo de boxeo. Cuando el lobo que lleva dentro se despierta y le convierte en el master del universo del campus, Todd, como hizo su primo, tiene que tomar las mismas decisiones difíciles que todos los adolescentes de las películas de institutos. Y sí, al final boxea sin el traje de lobo y se queda con la chica con gafas.

Piltrafilla! Piltrafilla! Piltrafilla!

La fascinación por el exceso de pelo es algo que sigo sin entender, pero entre Teen Wolf y Teen Wolf Too, hicieron, sí, lo hicieron: Teen Wolf, los dibujos animados. Haced memoria: sábados por la mañana, no sé si en lo que era el Cajón Desastre de Miriam Díaz Aroca.

Me encantaban, básicamente porque en los dibus no era público y notorio que Scott se podía convertir en hombre-lobo (y conseguir la admiración de todos siendo un felpudo con patas, como diría Leia), porque eso en realidad es raro de narices, reconozcámoslo.

Y ya que estoy, ¿alguien quiere un par de zapatillas nike teen-wolf edition?

Lo siento, majos. Se hicieron menos de 72 en todo el mundo y ya no les quedan.

Acabo, que ya toca, con el remake en forma de serie que prepara MTV. Dicen que quieren hacer algo tipo drama pero con toques de comedia. Pues vale. Algo más Un hombre lobo americano en Londres, dicen. Representa que a Tyler Posey le morderá un lobo, conseguirá poderes además de pelo e irá por ahí enfrentándose al Tyler Hoechlin, el hombre lobo malo local. A priori la verdad es que me interesa más bien poco, pero oye, nunca se sabe.

Amigos, tened cuidado ahí fuera con los hombres lobo, que los carga el diablo.

Scroll To Top