Wishful Drinking

Carrie Fisher

 Fuck you, Leia

Carrie Fisher es una de las personas que más me gustaría conocer. El problema es que estoy segura de que si los planetas se alineasen y coincidiéramos en el mismo punto espacio-tempral, aquí una acabaría soltando alguna estupidez tipo “May The Force Be With your Buns”, Carrie espetaría algo que seguramente preferiría no entender y yo me quedaría desolada pensando algo así como “May the Force be with your buns, qué frase tan original”.

Carrie Fisher no solo no es la Princesa Leia sino que la Princesa Leia no existe, de la misma forma que Kristen Bell no es Veronica Mars y Veronica Mars no existe, o Nathan Fillion no es Malcolm Reynolds y el Capitán Mal no existe, aunque aquí creo que prefiero seguir pensando que Nathan Fillion sí es como Malcolm Reynolds.

El problema para Carrie Fisher es que la Fuerza es demasiado poderosa en la Princesa Leia, eso, y que es hija de Debbie Reynolds y Eddie Fisher, ex-esposa de Paul Simon, bipolar y adicta a sustancias diversas. Claro que sí, todo o nada. Bring it on, dear Carrie. Y que conste que me atrevo a bromear libremente sobre el asunto porque ella lo ha hecho primero.

Wishful Drinking

Wishful Drinking es una especie de autobiografía irreverente. También es el show que Carrie Fisher viene interpretando aquí y allá desde hace algún tiempo, después de mantenerse limpia ya varios años y someterse a una terapia de electroshock. No es su primer libro, ni lo primero que escribe, ni mucho menos. Desde Postcards from the Edge (y el guión de la película posterior) a The Best Awful There Is pasando por otros diversos guiones y una carrera como script doctor en la que demuestra que las ensaimadas de la Princesa Leia no le aplastaron demasiado el cerebro, y es que, amigos, haber participado en el guión de Sister Act es muy grande.

También es muy grande la capacidad de ver un pasado más o menos dramático con buen humor, que es lo que hace la Fisher en Wishful Drinking, claro que nadie duda que una mujer que se ha prestado a todos los cameos que ha podido, patrocinados por la misma princesa que le “destrozó la vida”, tenga un sentido del humor del tamaño de la Estrella de la Muerte (el de 30Rock es y será memorable por los siglos de los siglos).

Tenéis todos capacidad suficiente como para ir al YouTube y ver sus apariciones aquí y allá, pero no es perdáis su audición para Star Wars y, si queréis un adelanto de lo que es el espíritu del libro, una entrevista con Craig Ferguson hace unos tres años. Alguien que habla así de su vida merce unas horas de nuestro tiempo para que nos cuente su historia.

Vale, claro, siempre  que seáis del Team Princess Leia, en caso contrario Wishful Drinking pierde algo de la mucha gracia que tiene. May the frakking Force be with you.

Scroll To Top