Crazy Eyes

Estaba viendo yo el otro día una serie ñordosa, típico culebrón de las sobremesas, y alucinaba con un personaje que tiene unos ojos de loca alucinantes. Por supuesto, hace de desequilibrada. Y eso me llevó a pensar en nuestras amadas actrices americanas poseedoras de unos crazy-eyes capaces de hipnotizar hasta a Kenneth Parcell. Aviso que puede haber muchas discrepancias porque puede ser que mi animadversión hacia más de una de ellas me nuble el conocimiento, pero no seréis capaces de negarme que, en su interior se intuye unas locaris de tomo y lomo.

crazy

AMANDA FOREMAN

Ella es mi favorita; la actriz a la que acudiría cualquier director de casting en busca de una desequilibrada peligrosa. Pero en el fondo Amanda es muy entrañable, menos al final de la segunda temporada de Private Practice. Quizá es que yo le tendré amor eterno por ser una de las chicas JeyJey (la tuvo en Felicity y en Alias), pero es que la pobre Amanda nunca se podrá despegar de los papeles de loca, como Ana Obregón nunca podrá protagonizar nada que no implique ser una pilingui.

crazy

TERI HATCHER

La amiga Teri nunca interpreta papeles de loca, si no más bien de muchachilla chisposa del tipo Meg Ryan en sus años pre-operatorios. Pero si la miráis fijamente a los ojos podéis ver perfectamente un mar de perturbación inmenso. Nunca podré entender a los que la ven como a una sex-symbol cuando yo lo único que soy capaz de ver es una alerta de muerte y destrucción inminente.

crazy

AMY ACKER

Otra que tal baila. A parte de llevar consigo un series-killerismo preocupante, Amy Acker transmite un mal rollete preocupante con su mirada. Como muchas de sus compañeras de sanatorio, Amy ha posado muchas veces ligerita de ropa en plan sugerente, porque se conoce que las locas peligrosas dan morbo a la gente, en plan sabemos cómo empezamos, pero no cómo acabaremos. Este final puede implicar perfectamente tu paso por el hospital más cercano.

crazy

MICHELLE TRACHTENBERG

Michelle es una actriz ultra limitada, por eso los papeles en los que más nos gusta es en los que no implican esfuerzo alguno para ella. Los de desequilibrada peligrosa, como el de Georgina Sparks en Gossip Girl. Una pena que tenga que abandonar el Upper East Side para calzarse el uniforme de enfermera en Mercy. Que aparten las jeringas.

crazy

MELISSA JOAN HART

Melissa fue todo un icono infantil/adolescente. Y eso sí que da miedo, amigos. Desde bien jovencita nos aterrorizó con su sonrisita inocente que yo, desde el principio, me di cuenta que ocultaba un hijoputismo galopante. Miradla, miradla. ¡De bruja buena no tenía nada!

crazy

ELIZA DUSHKU

Musa de todo geek whedonista que se precie, la Dushku tiene más pinta que le vaya atar víctimas a la pata de la cama que a un tonto un lápiz. Y, qué narices, ¡es una actriz pésima!

crazy

ANNE HECHE

Creo que Anne Heche tiene hasta el certificado médico que la confirma como paciente del cotolengo de Wichita. La pobre no encuentra su lugar en el mundo y, a pesar de que intenta hacernos creer que es una actriz entrañable y de buen corazón, es de las que le robas su leche de soja matutina y te abre la crisma con la tostadora. Sus ex dan fe de ello.

crazy

ZOOEY DESCHANEL

Zooey tiene los crazy-eyes más evidentes. Creo que ella los abre más todavía para que nos demos cuenta de que en locura ojiplática ella no tiene rival. Pero Zooey es divertida y, por ello la amamos. Por eso y porque es hermana de Emily. Aunque no es difícil creer que es capaz de montarte una zapatiesta en tu casa con dos cervezas y un mechero.

Scroll To Top