Rediscovering Discovery

Parece ser que todos los que miraban los reportajes de la 2 ahora se los descargan de internet y los ven todos los domingos y fiestas de guardar. Al resto no nos queda otra que ver cómo ese género polivalente donde los haya que es la “Divulgación” anda por ahí buscándose la vida, y es que ha llovido horrores desde los tiempos de Félix Rodríguez de la Fuente.

Pues eso, que el experimento coca cola light + mentos ha hecho mucho daño, y el ciclo vital del gusano de seda nos proporciona pañuelos suaves y bonitos, pero es aburrido de narices. Así que, en los tiempos que corren, aproximar la ciencia al vulgo pasa por tener uno o varios presentadores haciendo el burro, jugándose el tipo y/o liándola parda en general en nombre de Arquímedes.

Mythbusters

Ahí tenemos para empezar los Mythbusters, que se pasan el día demostrando y desdemostrando viejas y no tan viejas leyendas urbanas de la ciencia y sí, llevando a cabo ocasionalmente lo mismo que los de El Hormiguero pero haciéndolo primero y sin resultar tan cansinos.

El secreto sin duda está en tener gracia presentando y un buen equipo de montadores y guionistas, porque si no, no se entiende que semana tras semana haya alguien que se quede pillado viendo cómo se demolen edificios, para empezar.

También tenemos cosas como la versión renacentista de Esta casa era una ruina (Doing Davinci), donde se dedican a construir artefactos ideados por Da Vinci utiliando única y exclusivamente herramientas, materiales y medios de su época. Pues vale. Yo es que si quiero recrearme con Da Vinci prefiero ver aquel bodrio de Drew Barrymore, que será todo mentira, pero vivieron felices y comieron perdices.

Les Strout

Luego están los aventureros a lo Jesús Calleja, de los que mi preferido es el pillado de Les Stroud, que lleva sus propias cámaras. A mi siempre me ha resultado difícil creerme situaciones de peligro extremas cuando me imagino a alguien detrás de la cámara grabando tranquilamente, por eso lo de este hombre me parece meritorio, que a mi la vida salvaje me la trae al pairo como bastante, pero un tío filmádose a sí mismo en medio de la jungla y quedando bien, pues oye, es de agradecer.

Otros altamente pillados son los Storm Chasers que se dedican a buscar tormentas a lo Twister (creo que mi tercera película de desastres naturales preferida después de Armageddon y El día de mañana) con una especie de competición entre ellos para ver quién se encuentra con más. Ríete tu de Dorothy.

No están todos los que son, que el Discovery Channel es un verdadero filón, pero acabo con mi preferido, que siempre me ha ido el rollo escatológico: Dirty Jobs, donde el presentador va por ahí metiéndose de lleno en los trabajos más pestilentes, putreactos, nauseabundos y sencillamente asquerosillos del mundo mundial, porque está claro que alguien tiene que limpiar toda nuestra mierda, hasta la que nos entra por los ojos.

Scroll To Top