La casa de muñecas

Dollhouse

Debo confesar que Dollhouse no me ha decepcionado. Y si no me ha decepcionado es gracias a que no esperaba nada de ella. La idea no me convenció desde el principio, pues aunque el concepto de la serie me parezca innovador, una cosa es la teoría y otra muy diferente llevar esa teoría a la práctica. Y no lo veía claro. Entre todos esos rumores de parones en el rodaje, cambios en la parrilla y miedos premonitorios, yo me bajé del carro. Y para qué negarlo, a pesar de mi amor por Bring it on, sé positivamente que Eliza Dushku es una mala actriz.

Y ese es uno de los mayores problemas de Dollhouse, que Eliza Dushku es la protagonista, y además interpreta a un personaje que tiene como 3 millones de personalidades diferentes durante la serie, así que se supone que tendría que ser una actriz capaz de soportar múltiples registros. Y no es el caso. Pero, a parte de Eliza, que a parte de amiga de Joss Whedon es productora, creo que la serie tiene varios errores de casting. El primero es Topher (Fran Kranz), el típico tech guy al que estamos acostumbrados a amar en otras series, pero que aquí es representado como un sociópata irritante que hace que aún añore más a Marshall. La segunda abominación es Amy Acker, otra amiga de Whedon, que hace que la doctora que interpreta sea un personaje de chichinabo absolutamente prescindible y molesto.

Dollhouse

Y, Tahmoh Penikett , ay mi Tahmoh, que todo el mundo sabe que es un machote en potencia, pero que de momento está prácticamente desligado de la historia. Si se supone que es el male lead, ¿por qué no lo es desde el principio? Y es que es preocupante que la persona con la que es más fácil identificarse sea Boyd Langton (Harry Lennix), el vigilante de Echo, y él único que parece tener reparos morales con las atrocidades que se llevan a cabo en Dollhouse. No sé hasta que punto es beneficioso estar en contra de prácticamente todo lo que se lleva a cabo en la serie. Pero creo que estemos sólo a mitad de temporada, ya puedo afirmar que el descubrimiento de la serie es Dichen Lachman, quien interpreta a Sierra, otro de los “activos” de Dollhouse y, aunque con una cara peculiarísima, mucho mejor actriz de Dushku.

Y aunque yo sospeche que la serie no tiene muchos números para que una segunda temporada vea la luz en FOX, podéis estar tranquilos porque los 13 capítulos que confirman la primera temporada tienen ventana libre en la cadena, puesto que FOX tampoco tiene para reemplazarla y supongo que Whedon y Minear, lo debían pactar así para no sufrir chascos pasados como Firefly, Drive, Standoff o K-Ville. A día de hoy ya sabemos que las audiencias son pésimas, pues a parte de la flojez de la historia, no olvidemos que la serie se emite los viernes y que no sólo es un mal día para emitirse si no que además se emite el mismo día que la última temporada de Battlestar Galactica, geek fan favorite donde las haya.

Dollhouse

¿Por qué tenemos unos nombres tan complicados, Tahmoh?

Dejando de lado el hecho que la serie de momento es flojísima, hay que decir que Whedon se ha atrevido a realizar una serie arriesgada que convierte todas las tramas de la serie en historias siniestras y altamente cuestionables debido al hecho que los “activos” como Echo no dejan de ser cuerpos usados por dinero. Y es que el gafapastismo subyacente de la serie supongo que pretende enseñarnos que las Dollhouses están por todos lados intentando lavar los cerebros de las personas desde las escuelas, a los padres, la religión y hasta el gobierno. Por supuesto, espero algunos giros whedonianos que nos recordarán porque tiene una legión de fieles fanes, entre los que no me incluyo, aunque haya visto todo lo suyo. Pero si hay algo que sí que echo de menos de Whedon en Dollhouse es su sentido del humor marca de la casa, a lo que nos había acostumbrado en todas sus otras producciones.

Hay que reconocer que este año FOX ha apostado fuerte por Dollhouse, construyendo un set de rodaje, de los más impresionantes vistos últimamente pues, como podéis ver este video, han construido una auténtica casa de muñecas a tamaño real. Así que dicen que en el supuesto que la cadena decidiese cancelar la serie, nunca lo dirían mientras aún está en emisión, así que la pista para conocer el futuro de la serie, será si desmontan este impresionante decorado.

Scroll To Top