Decora tu casa con Dexter

Dexter

Spring es una galería de arte de Brooklyn que bien podría ser propiedad de Rufus Humphrey en Gossip Girl, pero entonces tendríamos que aguantar a Vanessa como relaciones públicas/camarera/psicóloga y sería insoportable. Por el contrario, Spring, design & art, es una galería muy cucona y muy cara que ha decidido fusionar televisión y arte plástico y venderlo a precio de riñón y medio. Su novedosa iniciativa ha consistido en crear objetos cotidianos de nuestro hogar en piezas únicas inspiradas en Dexter. No hay nada como un asesino en serie para decorar tu casa.

Dexter

La colección incluye varios sets de cubertería, todos ellos debidamente mutilados, desde los más dieciochescos a los más modernos. Podría comer con un tenedor de sólo dos puntas, pero eso de comer con una cuchara serrada me da un poco más de yuyu, la verdad. Cada juego cuesta entre 400 y 500 dólares, y por juego se entiende, por persona, así que si queremos poner una mesa para 10 comensales, la broma nos saldría por 5000 pavos.

Dexter

La colección de cubertería se completa con la cristalería variada, cuya característica especial es la sangre y las huellas dactilares marcadas en cada copa (a 150 $ la copita). Y con los platos, todos ellos con su sangre y sus huellitas, también, a 60 $ el plato de postre y a 135 $ el grande. Una baratija para los fans más truculentos. Para rematar la decoración de la mesa, también podéis adquirir unos estupendos candelabros con forma de columna vertebral y con las huellitas de Dexter incorporadas a 350 $ el más grande.

Dexter

Si, en cambio, os decantáis por la decoración de la casa y queréis evitar en uso de la sangre en vuestro menaje del hogar, siempre podéis optar por esta escultura inspirada en las secciones del cerebro y el sistema sanguíneo del cuerpo humano. Esta pocholada de cristal, la podéis adquirir por partes, según vayáis ahorrando, ya que cada pieza cuesta unos 750 $ porque, si la queréis toda entera os costará la friolera de 17.000 dólares.

Dexter

Aunque la joya de la corona son las sillas con sus sangres bordaditas y todo. Las hay con brazos y sin brazos. Las más sencillitas cuestan unos 2500 $, aunque aviso que las que llevan brazos incorporados, van personalmente firmadas por Michael C. Hall y, por ello, cuestan 5000 $ cada una.

Scroll To Top