Grandes Clásicos: Gran Hermano 1

GH

Merdecitas, una visionaria contra el tabaco

De vez en cuando me gusta echar la vista atrás y pagar un tributo a los clásicos. En lo que a realities se refiere, el mayor referente clásico patrio es la primera edición de Gran Hermano. Después de eso, nada fue sido lo mismo; éramos todos vírgenes e inocentes y es por eso que nos quedamos totalmente enganchados a las vivencias de estas ratas de laboratorio, pues recordemos que nuestra Merceditas siempre nos lo vendió como un “experimento sociológico”.

Telecinco está volviendo a emitir por su canal de TDT la primera temporada del programa entera, con sus resúmenes y todo así que he decidido pasar los momentos más perrunos del verano revisionando esta gran joya de la televisión moderna. De entrada lo que más me ha chocado ha sido la velocidad con la que pasaba todo respecto a como yo lo recordaba. Las dos parejas que se formaron la primera semana son la ejemplificación de lo mejor y lo peor de Gran Hermano.

Mientras que Silvia e Israel protagonizaron la mejor historia de amor hasta la fecha, así como la mejor salida conjunta, María José y Jorge fueron una de las parejas más babosas del siglo. Pero ¡ay!, qué momentos más grandes nos regalaron. Jorge acuñó tantas frases memorables para la posteridad, que tendría que dedicarle post enteros a perlas como “¿Quién me pone la pierna encima, para que no levante cabeza?

GH

Grandes Friquis de España

Gran Hermano siempre ha sido una fuente inagotable de frikis. Muchos han inundado nuestras pantallas con su estulticia y cholerismo, pero ningún friki granhermanil me alucinó tanto como Íñigo, un hombre que confesaba haber llorado con el último episodio de Cristal, con su polo verde y sus mocos cantando “polvos de talco pá los granos”. Porque los primeros habitantes de la casa eran tan inocentes, que tuvieron que entrar hasta 4 sustitutos para ocupar el lugar de los que abandonaron la casa. Por supuesto Jorge no aguantó la presión de quedarse sin la mujer a la que había jurado tomar en matrimonio. Para salir de la casa y enterarse que se dedicaba a la profesión más antigua del mundo.

Pero lo más fuerte es que Mónica, quien entró a sustituir a Silvia, tuvo que abandonar la casa también porque se destapó que ella también se había dedicado a la prostitución. ¿Qué porcentaje hay de que de 14 personas dos sean prostitutas? Sí, hijos, yo también aluciné. Aunque ya os digo, en la primera edición pasaron cosas que jamás volverían a suceder. Cómo si no, se entiende que Koldo, un ser con cierta educación y raciocinio, aguantase tanto tiempo en la casa. Mítica es también su explicación sobre “¿qué quiere decir kafkiano?”.

GH

Más malos que la tiña

Gran Hermano también nos descubrió el gran papel que desempeñan los villanos en los realities. Aída, Niki, Dani el Sucio y Pepe y su nominator son dignos sucesores de gente como Vanessa, quien consiguió cabrearme increíblemente cuando la oí insultar a Silvia mientras hacía el “Jódete, jódete”. Aunque Vanessa sólo es la que hacía más ruido de ese grupo de débiles cabrones que eran Nacho, Marina y Jorge y que gracias a dios fueron saliendo por la puerta en fila india. España se había emocionado con la idea del “Pacto” y estos malvados criticones fueron el blanco de los insultos del pueblo.

Después vino esa película tan infecta como atrayente que es El Gran Marciano, separaciones y peleas en televisión, ofertas de trabajo y tetas en la portada de Interviú. Volviendo a ver esta primera temporada me ha hecho pensar que Mercedes Milá tenía razón al decir que el programa iba a hacer historia. Después de eso, todos los futuros concursantes sabían a lo que atenerse y nada volvió a ser lo mismo.

Scroll To Top