El viaje hacia Ítaca

Lost

Pues si hay que hablar de Lost, se habla, ¡qué coño!

Si ahora voy y me suelto con lo de Lost pasará a la historia como fenómeno socio-televisivo, seguramente comenzaréis a abuchearme. Lo entiendo, de verdad, yo también me odio cuando me pongo tele-profunda, pero es que me llena de orgullo y emoción vivir el fenómeno Lost en primera persona (Lospíritu, me gusta llamarle). Bueno, digamos que más bien en segunda persona, ya que en primera persona supondría estar en la isla con Jack, dios de las antorchas y señor de los cocoteros. Por suerte o por desgracia (aún no lo he decidido) estoy en casa oyendo llover y pensando que mañana es lunes.

Ciertamente, Lost es puro derroche de entusiasmo televisivo. Sabemos que ha mirado a los ojos a los dioses teligiosos y que también se ha acercado peligrosamente a la mediocridad, pero aquí seguimos, especulando, conectando, adivinando y gritándole a la pantalla. Lostpíritu, ciertamente lostíritu.

Ahora sabemos, además, que Lost tiene fecha de caducidad, lo que traducido significa que a Lindelof y a Cuse les quedan tres temporadas de escribir guiones mientras uno conduce el tren de la bruja y el otro va por ahí dando escobazos.

Tres temporadas. Tres.

Lost Jack

¡Si es que los móviles los carga el diablo!

Dicen que cuando sales de viaje hacia Ítaca debes rogar que el camino sea largo. Con Lost, he entrado en formato Ítaca, que lo sepáis. Hace ya tiempo que dejé de esperar respuestas, especialmente con el dúo Lindelof/Cuse actuando como si estuvieran de gira con King Africa. Lo que me pone realmente son las incógnitas, y de esas hemos tenido unas cuantas últimamente:

¿Quién carajo está llegando a la isla? ¿Cómo narices se largarán/largaron de allí los Oceanic Six? ¿Cómo de chungo será lo que tendrán que hacer/fue lo que tuvieron que hacer para largarse? ¿Por qué mienten sobre lo que pasó? ¿Quién coño estaba en la cabaña de Jacob? Vale, sabemos quién es el de la silla, pero ¿qué diablos hace ahí? ¿Cómo es que el compañero loco de Hurley también ve al fantasma Charlie? ¿Quién demonios es el tío tenebroso que visita a Hurley en el manicomio y por qué tiene tanto interés en saber si siguen vivos? ¿Por qué Jack no hace caso de Hurley y va el tío y se deja barba?

Podéis intuir que estoy disfrutando como una enana, por lo que os remito a un post de MacGuffin, totalmente en la línea de ese lostpíritu por el que disfruto dejándome invadir.

Scroll To Top