Shark no es House

Shark1

Después del bombardeo promocional de La Sexta (minipunto para el equipo de los verdes), me he lanzado al visionado de su producto estrella de la temporada: “Shark“. Y digo estrella porque las otras series que tienen las tratan como el culete.

De entrada me molesta profundamente que digan que Shark es el House de los abogados. Eso es mentira. No es solo que no me guste “House“, si no que, además, el listo que se ha inventado el slogan, seguramente no ha visto ni un puñetero capítulo de “Shark“. Porque Sebastian Stark (aka Shark), a diferencia de Gregory House, no es un malsano sociópata, misántropo y maleducado. Shark tiene familia, tiene ligues, tiene amigos y un equipo que está deseando trabajar con él. Shark es un Perry Mason al uso, pero mucho más arrogante y bon vivant.

Shark Cast

Después de un mala consecuencia de un caso ganado, Sebastian Stark tiene una revelación y decide abandonar la defensa de ricos y famosos. Tras un periodo de reflexión acepta la oferta del Alcalde de Los Ángeles para dirigir un equipo de élite en la oficina del Fiscal del Distrito. Este cambio de bando no significa que sus métodos cambien, y eso es lo que hace de Stark el mejor abogado de la ciudad. Tiene tres reglas de oro, por las que se rigen todas las situaciones en las que te puedas encontrar. A saber:

1. El juicio es la guerra. Perder es la muerte.
2. La verdad es relativa. Escoge una que te funcione.
3. En un juicio con jurado, sólo hay 12 opiniones que cuenten y la vuestra no es una de ellas.

Shark2

Siendo una serie que no va a cambiar la historia de la televisión, a mí me parece la mar de entretenida. La sensación que tienes al ver los primeros capítulos es de que han echado en una coctelera los ingredientes más conocidos del mundo, pero que juntos funcionan sorprendentemente. “Shark” tiene la medida justa de humor, acción, misterio, lagrimita y flirteo. Lo que os decía, como la paella de la abuela que tantos domingos hemos comido pero que tan bien sabe al domingo siguiente.

Si bien es cierto que James Woods ya peina bastantes canas, se ha dado un baño de Just for Men para interpretar a este peculiar abogado y le ha dotado del carisma necesario para metérsenos a todos en el bolsillo. Y a mí la primera porqué, sin saber muy bien los pelegrinos motivos, me parto de la risa con este hombre. Mucho más entretenido y bien hilvanado que los CSI’s y Boston Legal’s de turno, dónde váis a parar.

Scroll To Top