30 Rock (in the Rockefeller Plaza)

Rock

Este verano he aprovechado para disfrutar enteramente de la maravillosa “30 Rock”, que, entre otras mil cosas, me ha servido para reconciliarme con Tina Fey. Si hijos, a mí el rollo de Tina Fey y el “Saturday Night Live” me resulta cansino y me hace una gracia tirando a tibia. Pero “30 Rock”, hijos, vale la pena. De hecho, es must see TV.

Es otro de los estrenos de la temporada pasada que la gran visionaria NBC ha estado planteándose cancelar. Y, aunque comparte el mismo escenario de un “SNL-esque” entre bambalinas con la fenecida “Studio 60 on the Sunset Strip”, nada tiene que ver. Desde el principio se pensó que entraría en conflicto y el hermano pobre resultó ser el caballo ganador. Sería como comprar a “Scrubs” con “Urgencias“.

Liz Lemon (Tina Fey) es la directora de “The Girlie Show”, una especie de “Saturday Night Live” con Jenna Maroney (Jane Krakowski) como protagonista. O al menos eso era hasta que llega Jack Donaghy (Alec Baldwin) a la NBC y decide que el programa necesita un cambio y contrata a Tracy Jordan (Tracy Morgan) para ser la nueva estrella de “The Girlie Show”. El problema, claro, es que es un tío, es un orgulloso negro y está loco (aunque menos de lo que quiere aparentar).

Normalmente los capítulos muestran como Liz Lemon intenta sobrellevar su trabajo y su desastrosa vida personal Y claro, cuando Jack Donaghy es nombrado Vice Presidente de la Televisión de la Costa Este y de Programación de Microondas, no le sienta muy bien. Aunque poco a poco el carácter tiránico de Donaghy se va convirtiendo en entrañable, hasta el punto que él decide ser el mentor de Liz y, de rebote se va convirtiendo en el personaje más carismático de toda la serie y un roba escenas memorable.

30 cast

Es tal mi amor por Jack Donaghy que hasta me empieza a caer bien el viejo Alec. Cuando sucedió todo el incidente de los insultos que dejó gravados Baldwin en el contestador de su hija llamándola “pequeña cerda maleducada” y Baldwin pidió a los responsables de la NBC que le dejasen marcharse de la serie para ocuparse de sus asuntos personales. Gracias al cielo, estos no le dejaron marchar, pues hubiesen perdido a uno de los puntales cómicos de la serie.

A pesar de que Tina Fey es la creadora, productora y protagonista de la serie, la química que ha desarrollado con el personaje de Baldwin es imprescindible para el funcionamiento de la serie. Aunque, a parte de estos dos monstruos, los dos locos que han cautivado mi corazón son Tracy Morgan y Jack McBrayer. Tracy se pasa el día ideando paranoias para mantener su status público de loco del tipo correr por la autopista en calzoncillos gritando “¡Soy un Jedi!”. Y Jack McBrayer, ¡qué decir de Kenneth! Es el típico habitante de la América profunda que es el más feliz del mundo siendo el chico de los recados de la NBC. Pero como dijo Jack Donaghy de él: “En cinco años o bien estaremos trabajando para él, o nos habrá matado a todos”.

No seáis tan ilusos de pasar de esta serie por ser poco conocida, pues vale mucho la pena echarse unas risas con Liz Lemon y los suyos. Así que, para que vayáis haciendo boca, o bien jugáis a su juego de “Marry, Boff, Kill(Casar, Follar, Matar*) o véis este vídeo de por qué Alec Baldwin está nominado a los Emmy y, por supuesto, debería ganarlos.

* En el Casar, Follar, Matar, se proponen al otro tres personajes, cuanto más complicados mejor, y se tiene que decidir con quién te casarías, a quién te cepillarías y a quien matarías. En este caso os propongo tres nombres: Tom Cruise, Charlie Sheen y Michael Emerson.

Y, perdonadme el descuido, ahí van tres mujeres: Mary-Kate Olsen, Pamela Anderson y Jennifer-Love Hewitt. Lo sé, os las cepillariáis a todas.

Scroll To Top