La tía de Frankenstein

Últimamente he estado practicado cierta regresión voluntaria re-visionando los siete capítulos de esta serie que ocupó alegremente mis viernes por la tarde durante un breve periodo de mi infancia. Sorprendentemente, y quizás se debe a algún inexplicable acceso de nostalgia, he disfrutado como una enana con “La tía de Frankenstein”, una serie producida entre Alemania, Austria, Checoslovaquia, Francia, Suecia, Italia y España en una época (1987) en que no pasaba absolutamente nada si en horario infantil se fumaban puros constantemente y/o los personajes se emborrachaban con jerez. Casi nada.

La Tía de Frankenstein

“La tía de Frankenstein” explica con muchísima imaginación, algo de buen humor e, incluso, poesía, cómo convien una pandilla de monstruos típicos (véase Drácula, el hombre lobo, el hombre fuego, etc.) y un pequeño pelirojo huérfano con una vieja y entrañable fumadora de puros, siempre de vuelta de todo. La serie insiste en lo terrible de la soldad y en la necesidad del amor para, en definitiva, no convertirte en un fantasma, y tiene como arco principal la historia romántica entre Albert, la creación de Frankenstein, y Klara, la heroína farmacéutica.

Frankenstein

Para ponernos en situación, “La tía de Frankestein” está basada en una novela de Allan Rune Pettersson y explica cómo un Frankenstein, prototipo del genio loco, coloca el cerebro de una eminencia intelectual en un cuerpo grandote y fuerte. Frankenstein acaba de dar vida a Albert, la nueva criatura, cuando se le amotinan los garrulos habitantes del pueblo destrozándole el castillo. Huyendo de la quema, nunca mejor dicho, Frankenstein se larga a casa de su tía justo cuando ésta aterriza en el castillo destrozado con el objetivo de conseguir una esposa a su sobrino y aumentar la familia con pequeñitos Frankensteins. Vaya, igualita que mi madre, aunque creo que ella preferiría pequeñas Montsitas a pequeños Frankensteins.

Como su sobrino no está, la tía Hanna decide quedarse en el castillo conviviendo con toda naturalidad con sus extraños habitantes. Tenemos a Igor y a Elisabeth, la Dama Blanca, víctimas de una maldición por haber consumado su amor prohibido hace más de 200 años, que les obliga a vivir eternamente uno junto al otro sin poderse amar. Luego está el hombre lobo, encerrado en la biblioteca y vistiendo perpetuamente de batín, lo que lo convierte en alguien especialmente grimoso, por cierto. Seguimos con el casanova Conde Drácula, dispuesto a seducir y mordisquear cualquier cosa que se menee, especialmente si son hembras bellas del tipo 0. También está el hombre fuego, capaz de provocar llamaradas, explosiones y dejar una estela de peste a azufre. En el lago es fácil que encontremos a Alois, el hombre anfibio enamorado de una sirena que le abandonó y, por último, Max, un niño huérfano que se ha escapado del circo.

La Tía de Frankenstein

No nos olvidemos de Albert, de quien pronto imaginamos que su cerebro no es, precisamente, el de ninguna eminencia. El pobre, que anda loco por pillar esposa, se enamora perdidamente de Klara, la hija de la farmacéutica, a la que su madre quiere casar con el pijo lerdo hijo del alcalde. A partir de aquí, todos los esfuerzos de los habitantes del castillo se centran en convertir a Albert en un futurible para Klara. No resulta fácil, pero al final lo consiguen, y joder, el cambio que pega el tío de el primer episodio al último, es impresionante.

Frankenstein

Pero no es Albert el único que pilla. El hombre lobo se fuga con una preciosa lobita, el hombre fuego seduce a la herrera, la Dama Blanca e Igor ven rota su maldición y se convierten en la pareja del año, Alois encuentra a su sirena largándose con ella, y Drácula se hace dentista. Memorable. Nos queda la tía Hanna, también afectada de soledad, pero que acaba adoptando al pequeño Max. Y vivieron felices y comieron perdices.

En definitiva, ha sido un enorme placer. No solo por la historia, el guión, la fotografía, Mercedes Sampietro en el papel de Dama Blanca, Sancho Gracia en un fugaz papel de juez, o el atrevimiento de mostrar determinadas bajezas y distorsiones humanas con naturalidad, sino en especial por Viveca Lindfords interpretando a tía Hanna, a la que quizás recordéis de Stargate, la película. He disfrutado con cada puro que se ha fumado, cada copa de jerez que se ha tomado y cada vez que se ha salido con la suya, que ha sido, digamos, siempre.

Podéis encontrar la serie en nuestras vías p2p habituales. De verdad, que es un visionado de verano más que aconsejable. Mientras tanto, os dejo con la intro:

  • Pedro

    ¡Hola!

    YO TENGO ”LA TIA DE FRANKENSTEIN” y ”EL CUENTACUENTOS” (otra impresionante serie de monstruos, historias y fantasía) en DVD en ESPAÑOL. Si alguien las quiere que me escriba sin compromiso. GRACIAS a tod@s! pedroaguilar88@gmail.com

    Es MI PREFERIDA, por su encanto, comicidad, música, carisma y miedo!

    - ”LA TIA DE FRANKENSTEIN” fue una serie basada en la novela sueca
    homónima ”Frankensteinova Teta” de Allan Gune Petterson. Fue dirigida por el checoslovaco JURAJ JAKUBESKO.

    - El personaje La DAMA BLANCA (el fantasma de una mujer emparedada, que vive un idilio con el jorobado Igor) estaba inspirada en la Condesa Elisabeth BATHORY. LA DAMA BLANCA es un personaje (alma/espíritu/ánima) que puede proceder de la novela original sueca, o de la ficción creada por su director. Su nombre es ALZBETA y en una escena ESTA SEDUCIENDO A UNA CHICA JOVEN EN LOS SOTANOS DEL CASTILLO. ¿POR QUÉ? Veámoslo!

    - Dicha condesa es considerada la mayor ASESINA de la historia de la
    humanidad en Transilvania, que torturaba a sus víctimas (mujeres) y bebía su sangre persiguiendo la vida eterna. Allá por 1600, intentaron juzgarla, pero no podían matarla por ser condesa, y le dieron una lenta muerte: la dejaron encerrada en una habitación de su castillo con una pequeña rendija donde le pasaban restos de comida… hasta que fallece en 1614 con 54 años, tras 4 años EMPAREDADA! Esto NO SIGNIFICA que el personaje tuviera la maldad de la condesa ni que fuera ella. Ya que: 1º: es una serie de ficción. 2º: es la versión de este director. 3º: el personaje es un ser fantástico que cruza las paredes a su antojo y que además no mata a nadie.

    - Y en 2008 el mismo director dirigió la película: BATHORY LA CONDESA DE SANGRE, mostrando una versión muy opuesta a la historia y recibiendo críticas por mostrar una versión tan diferente de la condesa.

    — ¡ARTICULO MUY INTERESANTE A CONTINUACION! — Pedro A.Rueda (no soy yo): PALABRAS DEL DIRECTOR en relación a su película sobre la condesa BATHORY:

    ”Decidí hacer esta película porque la condesa Bathory es la aristócrata
    austro-húngara más famosa que ha vivido en lo que hoy es Eslovaquia. Es bien conocida y está incluida en el Libro de los Records Guinness como la asesina de masas más prolífica del mundo; una leyenda que personalmente no creo que sea cierta: supuestamente habría matado a 650 personas a lo largo de su vida. Me parece absurda. He pensado en crear mi propia leyenda que hablara sobre ella bajo un aspecto totalmente diferente; ella es muy tierna y su ternura es parecida al arte. La película es en esencia una mezcla de géneros; lo interesante sobre la historia es que no carece de humor; también es una historia criminal donde dos monjas investigan lo que le va a suceder a Bathory; pero también hay una intriga política; y el drama de una mujer inteligente pero demasiado débil. Es la historia de una mujer, quien, en resumen, fue desgraciada por nacer en el peor tiempo de la historia…”’

    - LA TIA DE FRANKENSTEIN” NO era una serie de horror, sino
    de AMOR. La historia estaba cuajada de historias de amor. La más
    evidente, la de Albert con Klara, la farmacéutica del pueblo (una muestra de manual de que “el amor salva” con final feliz). También estaba el Hombre Anfibio, que vivía enamorado de una sirena que le dejó… y a la que recupera al final. El Hombre Lobo conoce a una loba muy mona una noche de farra. El Hombre fuego se lía con la herrera del pueblo. La tía decide adoptar al niño pelirrojo. Y, ¿quién queda?

    - Quedan IGOR y la DAMA BLANCA! Su historia venía de largo, de
    dos siglos atrás, cuando se enamoraron… cuando sucumbieron a ese amor
    prohibido (ella era una dama, él un criado) y fueron condenados a muerte POR UN AMOR PROHIBIDO (él en la horca, ella emparedada) y a vagar eternamente después, sin poder estar juntos. Al final de la serie la maldición se rompe, y ellos vuelven a la vida, vuelven a tocarse -¡sus caras cuando se tocannnnnn!-, vuelven a dormir (y lo que no es dormir). Lo que no sé es si IGOR procede la novela sueca o de la vida real de la condesa comentada, BATHORY.

    ¡Espero que os guste a tod@s los leáis esta PROFUNDA INDAGACION y CONTRASTE DE HISTORIAS!

    Yo tengo ”LA TIA DE FRANKENSTEIN” y ”EL CUENTACUENTOS” (otra impresionante serie) en DVD en español. Si alguien las quiere que me escriba sin compromiso. GRACIAS a tod@s!

    pedroaguilar88@gmail.com

Scroll To Top