Melrose Vintage

Door

Hacía tiempo que no os deleitábamos con algunas Promos Pirulachas como dios manda y, puesto que hemos entrado en la locura veraniega televisiva, que mejor que “Melrose Place” para trasladarnos al culebronismo más histriónico que la televisión nos ha dado.

Cuando la FOX se embarcó en el spinoff de “Sensación de vivir” lo hizo de una manera bastante cutre: Jake (Grant Show) aparecía como manitas en el jardín de Kelly Taylor (Jennie Garth) y tenían como un pequeño flirteo que la llevaba a visitarlo un par de veces en su apartamento con piscina de Melrose. La serie se convirtió en un rollazo de copón con moralina extra y situaciones de lo más manidas. Como nadie veía la serie, el gran Aaron Spelling decidió echar mano de una de sus antiguas estrellas. Heather Locklear aún conservaba el sex appeal que la hizo famosa, pero poco se esperaban que la nueva ambición rubia no sólo se convirtiese en el revulsivo de la serie sino que se adueñase completamente de ella.

Enemies

Los personajes eran demasiados sosos y sus historias no podían ser menos atrayentes. Hasta que llegó la mala pécora de Amanda Woodward a sus vidas. La colaboración de Heather iba a durar sólo 4 capítulos, pero la formación del triángulo amoroso Allison-Billy-Amanda, resultó ser la combinación ganadora para una serie mediocre que pasó convertirse en algo sexy y desvergonzado. Guapos, mentiras, intrigas ridículas, humor negro… Era una serie tan punki, tan extremada, que se convirtió en lo que se llama un guilty pleasure. A pesar de Locklear siemrpe fue acreditada como Special Guest Star, todos sabían que ella era la dueña y señora de Melrose.

Bitch

Tras la irrupción de las minifaldas de Amanda, los guionistas se lanzaron al infinito llegando a cotas aún más bizarras con la irrupción de Marcia Cross y su mirada de loca en la vida del matrimonio Mancini. Estaba muy ida, la doctora Kimberly Shaw. Y después aparece la hermana de Jane, que también se tira a Michael y después Michael se tira a cualquier otra… Michael y Amanda, los follatrices de la serie, está claro.

Llegó un punto que a los creadores se les fue tanto la olla que ya no había vuelta atrás y, lo que empezó siendo un buen toque de humor negro se convirtió en una parodia de si misma llena de modelos y hasta ex estrellas del porno (Traci Lords, dios mío de vida). El 1 de febrero de 1999, tras 7 temporadas, Aaron Spelling anunció la cancelación de la mítica serie, pero Amanda Woodward siempre restará en nuestros corazones.

Venus

Venus de Milo – Venus de Melrose…humor puro

Scroll To Top