El Entourage de Vince Chase

Entourage 1

Hacía tiempo que os quería hablar de esta pequeña perlita de la HBO que nos sirve de mirilla cachonda hacia una comunidad tan peculiar como es la de las super estrellas de Hollywood. No tenéis excusa para no echarle un vistazo, ni que sea, a los escasos 8 capítulos que forman la primera temporada.

Vince Chase (Adrian Grenier) es el chico de moda en Hollywood: acude a todas las fiestas, las tías se lo rifan y está llamado a ser la próxima super estrella. Se puede decir que Vince lo tiene todo, pues también tiene a sus amigos, que lo han dejado todo atrás en New York para vivir el sueño de Vince en Los Angeles. Ellos son su séquito. A saber: Eric Murphy (Kevin Conolly) es su mejor amigo y manager, Johnny “Drama” Chase (Kevin Dillon), su hermano y cocinero oficial y Tortuga (Jerry Ferrara), el fiestero y conductor habitual del grupo. Evidentemente, ellos viven de Vince, pero por eso son su séquito, porque trabajan por y para él. Son lo que se llama “su gente”.

La guinda del pastel la pone Ari Gold (Jeremy Piven) el agente de Vince, un auténtico tiburón de los negocios, totalmente basado en el agente Ari Emanuel, el agente más famoso de Hollywood, socio de “Endeavor Agency”. Curiosamente, muchas de las estrellas invitadas de la serie, están representadas en la vida real por Ari Emanuel, incluído Mark Whalberg. Pues “Entourage” está ampliamente inspirada en la vida y milagros de Mark Whalberg, productor ejecutivo de la serie y, del mismo modo, la mayoría de personajes tienen su correspondencia en el Hollywwod real. Mientras Vince Chase sería Mark Whalberg, el personaje de Johnny Drama está basado en Johnny Alves, primo de Walhberg y parte de su séquito.

Entourage 2

Aunque haya descubierto que Adrian Grenier puede resultar irresistiblemente entrañable y atractivo, debo confesar que con quien realmente me parto de la risa es con el pobre Drama. Y cuando pienso que, en la vida real, Kevin Dillon es el hermano menos existoso de Matt Dillon, aún hace que admire más su interpretación.

Un punto y a parte para recordar que Jeremy Piven me cae como el culo y que, aunque me encante el personaje, cualquier actor podría hacerlo, pues es el script lo que vale la pena. Piven ha sido y será siempre un segundón pedante y rencoroso. Ale, ya lo he soltado.

Lo gracioso y triste a la vez es que con “Entourage” puedes ver lo que es realmente el día a día en esa jungla que es Hollywood. Es tan asquerosa como yo me a había imaginado y, por supuesto, no tan maravillosa como la gran mayoría piensa que es. Siempre he visto Los Angeles como un Marbella pero a lo bestia, con sus Cachulis, sus Gunilas y su polvo blanco por todas partes. El de la caspa y el del otro.

Let’s hug it out, bitches!

Scroll To Top