Surviving Galactica: el rebotito de Dirk Benedict

Para mi siempre será Fenix “El guapo” guaperas (rompebragas, como diríamos por aquí) de “El equipo A”, pero resulta que Dirk Benedict, poco antes, fue el primer Starbuck de la historia de las 13 tribus tribosas.

Dirk Benedict

En fin, que el chico se lo pasó teta fumando puritos, seduciendo féminas y fulminando cylons con su amiguete Apollo. No solo eso, sino que Dirk se bvanagloria de ser el hacedor del carácter canalla de Starbuck, de su afición por los puros y de su rompebraguismo. Tanto se simbiotizó el chico con Starbuck, que cuando se canceló la serie, el tío asumió que Starbuck no había muerto, que simplemente se había convertido en Fenix, vaya, que quien no se conforma es porque no quiere.

Dirk Benedict

Con el advenimiento de las re-imagined series, el buenrollismo chachi chupi se apoderó de todos. Richard Hatch, el antiguo Apollo, se llevó el papel de Tom Zarek y se hablaba también de darle un papel bastante más secundario a Fenix, cameando aquí o allá. Sin embargo, la guinda del ambiente Happy Galactica Flower se la llevó el encuentro en un Starbuck’s Coffee (hay que ver qué ocurrentes) del viejo Starbuck (Dick) y la nueva Starbuck (Katie) donde Dick le pasó un cigarro-antorcha a Katie. Entrañable.

Starbuck's

Y ahora viene lo del rebotito. Resulta que el viejo Dick se lanzó a la prosa y allá por el 2004 escribió un artículo para Dreamwatch Magazine titulado, atención, Lost in Castration. Podéis imaginar que el tío estaba enfadado y, por el título, podéis suponer por qué. Pero ala, clic clic clic para leer el artículo (está en inglés, sorry).

Si no os apetece leerlo ahí que voy con un resumen ultra subjetivo porque yo lo valgo. Al amigo Dick no le mola nada que una serie basada en la esperanza, la fe y la familia (espera que vomito) se convirtiera en, más o menos, una Sodoma y Gomorra con megalitros de alcohol y violencia que te cagas. Sci-fi porn, dice, en una referencia clara a Número seis (frak you, ya te hubiera gustado a ti encontrarte con ella). Y sigue: al tío le revienta la falta de simplicidad de las re-imagined series, que los cylon hayan evolucionado y que en ocasiones se plantee si es justo extinguirlos porque, wau, ¡igual tienen alma y todo! Dick el guaperas culpa al feminismo, a los tecnócratas y a los metrosexuales, entre otros, de re-imaginar una serie donde, entre otras cosas, los personajes femenidos son, de lejos, bastante más interesantes que los masculinos. Y no para: luego resulta que el marketing tiene la culpa de todo, porque claro, la serie gusta porque nos han dicho que nos guste, period. La conclusión es que vivimos en una sociedad descafeinada, bebemos coke light, comemos hamburguesas sin carbohidratos y vemos la nueva Galactica (frak you otra vez, me encanta la coke light)

Battlestar Galactica

Vale, no me voy a poner feminista porque ese rollo no me mola nada, yo soy, primero y principal, teligiosa y como tal, defiendo la total libertad de:
1. Que haya series que te gusten y series que no.
2. Que despotriques de las que no te gustan y que flipes abiertamente con las que te gustan.

El error de Dick, creo yo, es esa actitud de “Galactica es mía y Starbuck también”. Puedo llegar a entender que no le guste nada la re-imaginación de la serie, está en su derecho, pero de ahí a pensar que la nueva versión desvirtúa y difama a la antigua… uf. Dick, pequeñin, que son dos series diferentes, no te lo tomes así. Seguro que allá por los 70 Galactica alegró el corazón de millones de niños, adolescentes y adultos, pero ha pasado casi medio siglo y ahora nos gustan los cliffhangers, las mujeres que patean culos y las que solo llevan minivestidos rojos. Simplemente tienes que ver y disfrutar cada serie como lo que es, y aquí no solo hablo de Galactica. Y si resulta que la serie no te gusta, pues no pasa nada hombre, ¿crees que nos vamos a enfadar por eso?

Be teligious, my friend… y espero que después de 3 años se te haya pasado el enfado.

Ala, y para relajarnos un poquito os dejo con los créditos de “El equipo A”. Cuando sale Fenix aparece también un cylon todo plateadito y mono del palo “paseaba por aquí”. El bueno de Fenix se queda con cara de “Eh, colegas, aquí hay un cylon”. Ay, Dirk, ¡qué tiempos aquellos! Y pensar que ahora algunos cylons llevan lencería roja…

Scroll To Top