El fenómeno Firefly

Si eres Joss Whedon y te cancelan una serie fantástica en todos los sentidos después de haberla maltratado hasta la saciedad, tienes dos opciones no necesariamente incompatibles: a) cabrearte, b) esperar a que los escasos catorce capítulos que te dejaron rodar se conviertan en un producto de culto.

Firefly

El hombre que convirtió a una cheerleader en la “cazadora” e infestó el instituto de vampiros tenía en mente un western estelar, ¿extraño?, vale, si el instituto puede ser, literalmente, el infierno, ¿por qué el espacio no puede convertirse en el salvaje oeste? La diferencia es que esta vez no había adolescentes (al menos tantos adolescentes) y sí una nave espacial “cabalgando” por ahí al margen de la ley con pasajeros/forajidos atrapados en situaciones, sentimientos o convenciones tan eternos como actuales y escapando constantemente de las garras de una alianza estelar erigida como ganadora tras una macro gerra civil.

Firefly

Malcolm Reynolds (Nathan Fillion) es el capitán de la nave Serenity (tipo Firefly) y la personificación del antihéroe. Combatiente convertido en traficante después de perder una guerra, es siempre consecuente con sus propios valores y eterno protector de su tripulación, compuesta por la buenorra Zoe (Gina Torres), su mano derecha dentro y fuera de cualquier campo de batalla; Wash (Alan Tudyk) freaky súper piloto y amante esposo de Zoe; Jayne (Adam Baldwin), malo malote generador de conflictos pero, oye, entrañable; Kaylee (Jewel Staite), la dulce y encantadora mecánica capaz de arreglarlo prácticamente todo; Inara (Morena Baccarin), “acompañante” experta en las artes del sexo, el placer y la seducción a la que Malcolm insiste en llamar “puta” de la misma forma que los niños fastidian a las chicas que les gustan; el pastor Book (Ron Glass), con un pasado que difícilmente encaja con la vida de pastor, y Simon Tam (Sean Maher), dedicado enteramente a la protección de su hermana River (Summer Glau), adolescente superdotada, entre autista y esquizofrénica pero con extraños poderes y que además es la única forajida real de Firefly, la única a la que realmente buscan y la única peligrosa para la Alianza.

Firefly

La tripulación de la nave Serenity se gana la vida con el contrabando y bandolerismos varios en los bordes exteriores de la galaxia, lugares alejados de la civilización y hasta olvidados por ésta, donde se encuentran con frecuencia con otros malotes que también intentan sobrevivir o con los Reavers, humanos tan enloquecidos que se han convertido en bestias únicamente capaces de violar, torturar, matar y alimentarse de sus víctimas.

Con una puesta en escena impecable y unos guiones memorablemente whedonianos, tampoco pueden negarse algunos puntos débiles en Firefly, pero seguramente fue el maltrato de los chicos de FOX lo que la llevó al fracaso, cancelación y posterior éxito en DVD.

Para empezar, el primer piloto fue rechazado por los FOXies obligando a Joss Whedon y Tim Minear a escribir un guión nuevo durante el fin de semana… uf, que por mucho talento que tengas, un fin de semana son 48 horas. El resultado fue que el primer capítulo, el que hace que sigas viendo o no una serie, sí tenía los elementos efectistas que FOX exigía, pero ni enganchaba ni presentaba correctamente a los personajes. Posteriormente, como seguían en racha, los chicos de FOX continuaron emitiendo los episodios desordenados o directamente no los pasaban para poner baseball en su lugar.

Vale, entiendo que la ciencia ficción es un género difícil para las grandes audiencias en televisión, y seguramente Firefly nunca habría sido el hit de la temporada, pero ¡frak! Se merecía más capítulos.

Firefly

No se emitieron más que catorce episocios alimentando así el mito Firefly y convirtiéndola en una serie de culto que revivió con las ventas en DVD, tanto, que se rodó la película Serenity pretendiendo, entre otras cosas, concluir la serie. Con la extraña River como protagonista, Serenity pierde mucho de lo extraordinario de Firefly. Aunque resuelve varios enigmas, no convence en algunos aspectos, especialmente con la decisión de cargarse algún que otro personaje. Aún así, Serenity también es una película de culto que será recordada, entre otras, por ser la primera disponible en las redes p2p para descargarla en alta definición.

Yo me quedo con Firefly, su mundo destartalado, su sentido del humor y su fantástica banda sonora. Os dejo con la cabecera, que la disfrutéis.

Scroll To Top